•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras el escándalo en la FIFA, por las acusaciones de Estados Unidos contra altos funcionarios del futbol mundial por delitos graves de corrupción, muchos en Nicaragua se han preguntado qué consecuencias tendrá esa remecida en el incipiente futbol nicaragüense, no solo porque un ciudadano de este país aparezca involucrado sino porque la federación nacional recibe fondos internacionales para el desarrollo de ese deporte.

Se desconoce aún cuánto dinero de la FIFA ha entrado a Nicaragua en los últimos años para promover el futbol y cómo ha sido utilizado, sobre todo en el período de Julio Rocha, quien estuvo al frente de la Fenifut durante 26 años. Solo se sabe que la construcción del Estadio Nacional de Futbol quedó inconclusa y las nuevas autoridades de la federación están tratando de darle un mejor uso, precisamente cuando la selección nicaragüense busca una oportunidad en las eliminatorias mundialistas para Rusia 2018 y este siete de junio se enfrenta en Managua contra Surinam.

Aunque la selección de futbol de Nicaragua todavía está en la cola de los buenos competidores internacionales, incluso de Centroamérica, este es un deporte con futuro en el país porque las nuevas generaciones de nicaragüenses lo practican más que las de hace dos o tres décadas, cuando el beisbol era el deporte predominante. Y es bueno, por eso, que la Fenifut siga instalando academias en diferentes ciudades del país, para crear semilleros de futuros futbolistas, así como se ha hecho con el beisbol que también sigue atrayendo a los jóvenes.

Quizás exista el temor, entre los promotores del futbol, de que la crisis que hoy afronta la FIFA vaya a significar menos ayuda económica para la promoción de este deporte en Nicaragua, por el supuesto mal manejo del dinero en algunas etapas o en algunos proyectos.

Creemos, sin embargo, que la nueva era en que entra hoy la FIFA, aunque su presidente siga siendo el mismo, Joseph Blatter, podría beneficiar más a Nicaragua en cuanto a que habrá más transparencia en la entrega y uso de los fondos, tanto de los recaudados a lo interno como de los recibidos del exterior. En la sede mundial de la FIFA pueden continuar los “enjambres sísmicos” como el efecto del sismo mayor ocurrido la madrugada del 27 de mayo cuando la Policía suiza capturó a siete de sus altos funcionarios, pero en los países donde el futbol representa un orgullo nacional, una oportunidad de desarrollo para la juventud y una diversión para la mayoría de la población, tenemos que seguir jugando.

La Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut), bajo la dirección de Jacinto Reyes, tiene hoy la oportunidad de demostrar que puede dar más valor a este deporte, en el campo nacional e internacional, y proyectarlo con éxito al futuro. Las nuevas generaciones lo agradecerán.