•  |
  •  |
  • END

Los nicaragüenses estamos a punto de finalizar el año 2008. Cada vez que concluye una larga jornada es imperativo entrar en un momento de reflexión para ponderar los logros y avances. Cualquiera que tenga un poco de sentido común debe tomar un aire de respiro, para analizar allá, en lo más profundo de su conciencia, qué cosas hizo bien, qué cosas hizo mal, para ello es menester ponderar la conducta y el comportamiento personal, los errores incurridos por inmadurez, intolerancia o arrogancia, defectos que probablemente afloraron ante grupos de personas que no comulgan con nuestras ideas y concepciones. Igual importancia tiene sopesar los elementos exógenos, que con seguridad contribuyeron a que la problemática no tuviera una salida satisfactoria. Pienso, sin excepción alguna, que todos los ciudadanos debemos lanzar una mirada retrospectiva a las experiencias vividas, para no volver ha tropezar con la misma piedra, para ello se precisa de voluntad y disposición, para trasformar aquellas conductas negativas en positivas, y así situarse en una mejor posición para enfrentar el año venidero.

El gobierno del presidente Daniel Ortega debería de ser el primero en asumir una actitud autocrítica de todo lo acontecido durante el año 2008, ya que definitivamente el año que finaliza no ha sido uno de los mejores ni para su gobierno ni para la nación entera. A lo interno, el periodo estuvo caracterizado por una fuerte y extrema polarización política. Ciertamente, a la oposición política en determinado momento se le pasó la mano en cuanto a las críticas lanzadas contra el gobierno, sin embargo, el Poder Ejecutivo, en vez de echarle agua al fuego, al contrario, le echó gasolina; el Presidente de la República abandonó el mensaje de paz y reconciliación nacional, ofrecido a los nicaragüenses en la campaña electoral; ante la ofensiva y embestida de la oposición política, el gobierno respondió con intolerancia, se valió de la intimidación y de las amenazas; incrementó la persecución política; estrenó en las calles sus fuerzas de choque; instrumentalizó al Consejo Supremo Electoral, para excluir de la contienda municipal a dos importantes partidos políticos; las elecciones municipales no tuvieron un final feliz, pues la oposición no aceptó los resultados, por considerarlos fraudulentos; la Asamblea Nacional cerró sin poder sesionar durante los dos últimos meses del año, por esa causa quedaron pendientes leyes económicas de suma importancia para el país; aún está sin resolverse si los resultados electorales serán anulados por una ley ordinaria.

A nivel internacional el panorama político, para el gobierno, no fue muy halagador, el Presidente de la República, en este periodo, desenvainó un discurso político propio de los viejos tiempos de la guerra fría, con el cual se dedicó ha confrontar a la comunidad internacional, insultando, faltando el respeto a algunos diplomáticos representantes de la Unión Europea, con epítetos de colonialistas y esclavistas. Igual discurso utilizó para referirse a los Estados Unidos. Pero la gota que rebasó el vaso fueron las pasadas elecciones municipales, en las cuales el CSE declaró al partido de gobierno ganador, dichos resultados nadie de la sociedad civil, ni los partidos políticos, los acepta, se demanda un recuento de votos con observación internacional, o la declaratoria de nulidad de los comicios por medio de una ley ordinaria. De esta manera, la Unión Europea retira la ayuda económica destinada a financiar el Presupuesto de la República, Estados Unidos, decide suspender la Cuenta Reto del Milenio por tres meses, con este panorama político-económico, el país se verá enfrentado el próximo año 2009 a una grave y difícil situación, sin incluir la grave crisis económica mundial que se cierne sobre todos los países del mundo.

Definitivamente el gobierno del presidente Daniel Ortega, como consecuencia de sus errores, tanto en el plano local como internacional, se encuentra seriamente golpeado; aunque tiene el apoyo del gobierno venezolano, dicha ayuda es insuficiente para atender o cubrir los parches dejados por Estados Unidos y la Unión Europea, pues el desplome de los precios del petróleo está afectando la economía del gobierno de Hugo Chávez, bajo esa circunstancias el Presidente de la República estuvo de gira en Rusia y Libia, tratando de conseguir apoyo económico para enfrentar los retos y desafíos que le depara a su administración el año 2009, puesto que para el FSLN sería un verdadero desastre que la historia de los años 80 se vuelva repetir, en cuanto inflación y pérdida del valor del córdoba, escasez de alimentos, racionamiento, control de precios, control de divisas, situación que a la postre fue la causa fundamental de la caída del primer gobierno de Daniel Ortega.

Ante el difícil panorama que atraviesa el gobierno, algunos funcionarios estatales, como el ministro de Relaciones Exteriores, han rendido declaraciones en las que intentan defender y justificar los desmanes y abusos del gobernante; los funcionarios pretenden vender la idea de que la víctima de la problemática nacional es el pobre gobierno, diciendo que lo único que hace Ortega es ejercer su derecho a defenderse de los despiadados ataques de su victimario: la oposición política, la cual no lo deja gobernar en paz. Es increíble la desfachatez y la hipocresía con que se expresan los apologistas de este gobierno. Pregunto: ¿desde cuándo las palomas le tiran a las escopetas? ¿Cómo se va comparar el poder de fuego, recursos económicos, de medios represivos con que cuenta el gobierno, con los pocos recursos de defensa que tiene la oposición política que se encuentra en la llanura?
Pregunto: en materia de defensa, ¿quién se defiende de quién? ¿Quién es la víctima cuando se viola la libertad de expresión? ¿Quién es la víctima cuando se viola el derecho de manifestación pacífica? ¿Quién es la víctima cuando se desata una persecución política, usando para ello al Ministerio Público, la Policía Nacional y al Poder Judicial? ¿Quién es la víctima cuando al votante se le niega el derecho a que las elecciones sean supervisadas por observadores nacionales e internacionales? ¿Quién es la víctima cuando se va a votar para elegir autoridades edilicias, y la voluntad del votante es irrespetada?
A mediados del siglo XIX el gran prócer mexicano Benito Juárez dejó plasmado un mensaje que dice: “El respeto al derecho ajeno es la paz”. Esa frase ha quedado grabada eternamente en la memoria de los pueblos, dicha expresión debería ser la guía y el faro de actuación para cualquier sociedad, ciudadano o gobierno. No puede haber paz o estabilidad política cuando el gobernante de turno no respeta el derecho ajeno a la libertad de expresión; no puede haber paz cuando por causa de una ideología política, sea cual sea, se persigue al ciudadano; no puede haber paz cuando el derecho ajeno a manifestarse pacíficamente no es respetado; no puede haber paz cuando el derecho ajeno a participar como partido político en una contienda electoral es conculcado; no puede haber paz cuando el derecho ajeno a elegir y ser electo es violentado fraudulentamente. Cuando los derechos políticos y sociales no son respetados por el gobierno de turno, las víctimas y ofendidos tienen el sagrado derecho y la obligación de pelear con todas sus fuerzas y con los medios que sean necesarios, hasta lograr que se les restituyan los derechos violentados. Ojalá que los nicaragüenses nuevamente no tengan la necesidad de tener que enfrentar la violencia con la violencia. Ojalá que en estos días de reflexión y fin de año el presidente Daniel Ortega reflexione profundamente sobre todos los errores en que ha incurrido en materia política, y se disponga a rectificarlos, encausando su conducta por el verdadero camino de la paz y la reconciliación, para que unidos todos los nicaragüenses enfrentemos de mejor manera la crisis económica internacional que nos toca ineludiblemente que enfrentar en el año 2009.


*Abogado y Notario Público.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus