Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Un rasgo común en el habla popular de Nicaragua --y bastante extendido en América (Argentina, Uruguay, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Venezuela, Costa Rica, Honduras, Guatemala y México)--, es el uso de plurales para los nombres de los miembros o partes del cuerpo: Hermanos se rajan las cabezas. (END/11/08/03); Los mandriles se caracterizan por las líneas rojas que tienen en sus caras (LP/08/05/03).

Este uso se extiende a las prendas de vestir, particularmente a las que están constituidas de partes simétricas, como pantalón y calzón: Socate bien la faja que se te están cayendo los pantalones (= el pantalón); Anda los calzones (= el calzón) sucios este muchacho. A veces, se emplea el plural con el sustantivo femenino ropa: El personal médico que atendió a los heridos enfrentó algunos problemas, como consecuencia de los gases que éstos llevaban en sus ropas. (LP/14/06/03).


Frío, calentura, calor y temperatura tienen un uso predominantemente plural: Ya se sienten los friítos de diciembre; Con las lluvias andan pegando duro las calenturas. En los últimos días, los calores han superado los promedios históricos en lugares como Ocotal, Jinotega y Condega. (LP/11/09/03);…a partir de este mes las temperaturas comenzaron a subir hasta alcanzar 29.5 grados centígrados el pasado cinco de septiembre. (LP/11/03);
Tiempón, un término que se emplea en nuestro país con el significado de ‘época boyante o de esplendor’, aparece casi exclusivamente en plural. Por eso es que Calero Orozco en Éramos cuatro, nos habla de tiempones: Y hablando de aquellos tiempones, pocos velorios han sido tan alegres como el de una tía de las Aguirre. En un suplemento de un diario local se lee: Volverán los “tiempones” (LP/30/11/03).

En el nivel coloquial popular, muy raramente se emplea en Nicaragua el singular en expresiones temporales del tipo: ¿Qué hora es? – Es la una. Lo más frecuente es el plural: ¿Qué horas son? Y lo mismo para la respuesta: Son la una. Es común escuchar también: ¿Qué horas serán? Y esta respuesta: Ya dieron la una.

Cachipil es un sustantivo colectivo que significa ‘un montón, gran cantidad”: Así se les respondía hace un cachipil de años a los chavalos que preguntaban de dónde venían los niños. (END/06/09/03).

Temática, un sustantivo femenino que significa ‘conjunto de los temas parciales contenidos en un asunto general”, se emplea casi siempre en plural para referirse a la singularidad: … a pesar de que se retiró el Manual de Sexualidad, este tipo de temáticas siempre se han impartido en segundo y quinto año de secundaria. (LP/03/09/03). Lo mismo ocurre con el sustantivo masculino alimento (‘conjunto de cosas que el hombre y los animales comen o beben para subsistir’): … esperan encontrar en la pesca los alimentos para su familia. (LP/07/07/03). Más común es el uso en plural de calzón, ‘prenda interior femenina’: … o si le gustaría que su hijita de 7 a 12 años le “enseñe sus calzones a sus amiguitos. (LP/15/08/03)
Maritates (= enseres de uso personal, utensilios de trabajo, de cocina y muebles) es, como se sabe, de uso exclusivamente plural: Jerez retira sus “maritates” de La Modelo. (LP/28/10/03). Equivalente a la expresión temporal hace tiempo, se emplea en Nicaragua una construcción en plural muy común en el nivel coloquial: Hace tiempalales (= mucho tiempo) que no veo a la Maclovia.

La expresión del corriente (mes o año) se usa con alguna frecuencia en plural: En el mes de junio de los corrientes, solicitamos un pago para el Seminario Equidad Fiscal. (END/01/07/03). Es propio del lenguaje conversacional y de la correspondencia familiar, incluso comercial.

El sustantivo tapas (= boca) se emplea solamente en plural: … me quedo con las tapas cerradas…(El Alacrán/END/17/08/03. Fragmento de Tras la Rendija, de Marisela Quintana). En el caso del sustantivo femenino zopilotera, se trata de un colectivo que significa ‘grupo de vividores o aprovechados’: Vecinos le caen en “zopilotera”. (END/29/09/03).

Hay una serie de sustantivos colectivos con el sufijo -al: añal (= muchos años), gentillal (= gentío), guaral (= abundante licor); humarascal (= humareda), carramental (= carrerío), tiempal (= mucho tiempo, muchos años), agual (= aguacero, mucho agua), aguazal (= lugar encharcado), guaral (= mucho licor); tripal (= tripería, conjunto de tripas): … se echaba a tuto aquel tripal y se iba al río… (LP/03/09/03); polvazal (= polvareda): … andaba en unos polvasales en el sur del país. (BdeN/09/02/04).

La cantidad, pues, se expresa mediante la posposición de sufijos desinenciales -al y la desinencia de plural -s o -es del español. Las madres en consulta le dicen al doctor C. Ramírez que sus hijos tienen “babazal”, “mocazal”, “salivajal”, “agüistal”, “agualistales” y hasta un estómago con “vientalales” y un furúnculo con “pocales de pus”. Veamos una muestra de un diario local: chanchadal (= muchos desaciertos): … en otros aspectos han hecho chanchadales de todo tipo y de todo grosor. (EAS/LP/10/09/03de 2003).

rmatuslazo@cablenet.com.ni