Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El 1 de enero del año en curso se conmemoró el 50 aniversario del triunfo de la Revolución Cubana, bastión del socialismo en el continente Americano. Trascurrieron 20 largos años, motivados por la gesta heroica de Fidel, Raúl, “Che”, Camilo y demás combatientes abnegados y heroicos para el triunfo de la segunda revolución armada en América Latina; la RPS, bajo la conducción del FSLN. Sobre ambos sucesos se escribieron sendos artículos periodísticos por el magnífico historiador Rafael Casanova Fuertes. El énfasis está en el enfoque histórico, sin profundizar tal vez por cuestiones de espacio, en los aportes filosóficos ideológicos de la RPS para enriquecer la teoría científica del proletariado respecto a la Revolución de Liberación Nacional.

En primer lugar, es un mérito histórico destacar que la Revolución Popular Sandinista no fue una revolución de carácter socialista, sino de vocación socialista. Sus preceptos ideológicos se fundamentaron en la economía, Mixta, Pluralismo Político y No Alineamiento. Además, las revoluciones en países pobres, atrasados y subdesarrollados, es decir, del tercer mundo, deben iniciar una larga etapa de transición hacia la liberación nacional y posteriormente al socialismo. En esta etapa se crean las premisas técnico- materiales, el desarrollo de las fuerzas productivas y el cambio gradual de las relaciones de producción para alcanzar la etapa siguiente. Estas ideas quedaron nítidamente plasmadas por ese genio de la humanidad Karl Marx en el escrito “Crítica al programa de Gotha”.

La etapa de transición de la RPS fue la democrático – popular y antiimperialista, la cual, en sus primeros años, llevó al país a niveles económicos – sociales como jamás en nuestra historia republicana. Como el ave Fénix, producto de la terrible destrucción ocasionada por la guerra de liberación, Nicaragua se levantó promoviendo salud gratuita, empleo, viviendas, hospitales, producción,créditos, financiamientos, asistencia técnica, etc. lo que constituyó la forja de las premisas técnico – materiales.

La agresión militar criminal imperialista trastocó y frenó completamente este desarrollo sostenido. La consigna fue: Todo para el frente de combate, para la defensa del poder revolucionario, lo cual se cumplió. El ejército del pueblo (EPS) venció la estrategia de guerra de baja intensidad concebida por los imperialistas guerreristas de la Casa Blanca (Oliver North, Poindexter, el secretario de Estado Shultz) ya que la contra se desarmó. No fue el gobierno de doña Violeta el promotor de la paz. Fue el FSLN. Las fuerzas mercenarias entraron a las zonas de enclaves (desmilitarización) decididas por el gobierno revolucionario, el Ejército Popular Sandinista y los negociadores de la cúpula mercenaria.

La aplicación de la Teología de la liberación y la lucha por la paz; la Resolución de la Haya, la definición de la primera etapa de la Revolución; concepción y puesta en práctica de los preceptos ideológicos de esta etapa (economía mixta, pluralismo político y no alineamiento) la defensa del poder revolucionario con todos los medios necesarios, lo que constituyó la defensa de la soberanía independencia y autodeterminación, fueron, entre otros, los aspectos o premisas político – ideológicas que, por lo novedoso, constituyen elementos teórico – prácticos de enriquecimiento a la teoría científica del proletariado, en cuanto a la Revolución de Liberación Nacional por lo menos para Latinoamérica. El FMLN, La URNG, las FARC y demás movimientos armados de liberación nacional, tuvieron en la experiencia sandinista un guía para la acción. Estos aportes a la teoría de la Revolución de Liberación Nacional, es decir, los aportes a la teoría científica del proletariado – el marxismo – leninismo -, no han sido profundamente estudiados, analizados, profundizados y sistematizados entre las fuerzas revolucionarias nicaragüenses, centro y latinoamericanas.

Dentro del contexto de la conmemoración del 30 aniversario de la RPS deben ponerse en el tapete del análisis la situación actual de Nicaragua:
1. ¿Qué significa para las fuerzas progresistas y revolucionarias el retorno del FSLN al poder a través de los votos?
2. ¿Terminó la RPS en 1990 como lo señalan algunos analistas y teóricos de la Revolución social y/o 16 años después continúa por otros rumbos?
3. ¿Continúa el FSLN siendo la vanguardia del pueblo nicaragüense a pesar de todos los arreglos y acuerdos llevados adelante con el reo de El Chile, condenado a 20 años por ladrón, abandonando a su suerte a los sectores sociales (obrero – campesino), sus aliados incondicionales? ¿La vida orgánica y partidaria de la membresía actualmente desactivada ha sido sustituida por los CPC, menospreciando los estatutos partidarios?
4. ¿Cuál es la relación existente entre CPC, Estado y Partido?
5. ¿La situación actual constituye la 3ª etapa de la Revolución? ¿Cuál es la fase actual de esta etapa?
El análisis, el estudio, la decisión, la búsqueda del camino correcto debe ser entre otros elementos a tomar en cuenta para saludar este fenómeno histórico – humanitario llamado RPS.

6. En el contexto actual las reformas constitucionales están encaminadas hacia el modelo parlamentario. Este sistema, como se conoce, nació en Inglaterra, es decir, es de origen y concepción capitalista burgués. ¿Ése es el sistema adecuado para relanzar y avanzar hacia el socialismo o la reforma es para profundizar el sistema capitalista?.

*Periodista, docente UPF graduado en ciencias sociales en la ex – RDA.