Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Atrás debemos dejar el lloriqueo de la derecha que no supo asimilar la derrota de las elecciones municipales, para nosotros los sandinistas no hay tiempo que perder y debemos disponernos a reorganizarnos y aprovechar el momento: Prepararnos para ganar las presidenciales de 2011.

Debemos reconocer que hay problemas internos dentro de nuestro partido, incluso el Comandante Ortega se refirió a ello en julio de 2008 en la concentración de Jinotepe, donde hizo el llamado a la unidad y a deponer las confrontaciones internas, asegurando que vendrían tiempos para solucionarlos.

Ese tiempo ha llegado. No podemos esperar hasta días antes de las elecciones de 2011 para resolverlos. A pesar de haber ganado 105 alcaldías no debemos llenarnos de un excesivo triunfalismo y dormirnos en nuestros laureles, debemos mejorar la base electoral y sabemos que las elecciones municipales no se parecen a las nacionales. Para lograrlo creo necesario reconocer algunos elementos que nos ayudarían:
* Debemos flexibilizar la estructura y disciplina casi militar (verticalista), dando mayor participación y apertura a las bases. Sometiéndonos a la crítica constructiva con fundamento y evitando caer en la discriminación y revanchismo, dejando a un lado las actitudes y estilos personales. Tomando medidas correctivas con quienes hayan fallado y estimulando a quienes hayan tenido méritos. Que las bases participen haciendo propuestas de cómo resolver los problemas internos que se han manifestado dentro del FSLN. Haciendo funcionar la comisión de ética del partido.

* No más autoritarismo, ni oídos sordos ante los planteamientos e inquietudes de las bases, no más amordazamiento de la crítica, no más estilos burocráticos de dirección y la imposición de dirigentes.

* Corregir las fallas y errores que han hecho ver disminuida nuestra imagen. Resolver los problemas internos pendientes que tienden a debilitar a nuestro partido. Pasar a retiro a los Secretarios Políticos que fueron salvados por los votos de los militantes sandinistas que marginaron y apartaron, y también de los que regresaron a su cuna partidaria.

* Organizarnos en los territorios con personas autóctonas de los barrios, distritos, municipios y departamentos, con políticas incluyentes y no sectarias en todos los niveles de las estructuras del partido. Con dirigentes o líderes naturales escogidos por las bases o en última instancia nombrados por el partido y ratificados por las bases. Democracia interna sí, liberalismo personal no.

* Crear líneas de comunicación paralelas, donde los líderes de los barrios informen la realidad que se vive en sus territorios y evitar que la información sea maquillada por los Jefes de Rutas, Secretarios Políticos distritales o municipales.

* Mejorar profesionalmente a los cuadros del Frente, darles mayor preparación, volver a lo básico que siempre nos caracterizó, la mística y la humildad. Reeducarlos y capacitarlos políticamente. Crear la escuela de cuadros.

* Institucionalizar al Frente, hacer uso de los estatutos; militantes, aspirantes y simpatizantes. Reconocer la militancia ganada en los momentos más duros de la Revolución, ser más exigentes con los nuevos militantes, abrir el partido a los simpatizantes, que se apropien del él y que vean en la militancia a los mejores hijos del FSLN. Abrirse al pueblo.

* Atender a las madres de héroes y mártires, a los ex combatientes, a los lisiados, a todos los ciudadanos que dieron parte de su vida y de su cuerpo por la Revolución.

* Que los dirigentes, ministros, magistrados, diputados, alcaldes y concejales bajen al pueblo. Asignarle la responsabilidad de territorios determinados y que en conjunto con los secretarios políticos distritales, municipales y departamentales sean responsables de hacer crecer el voto para las elecciones de 2011.

* Cero tolerancia con los funcionarios, magistrados, diputados, alcaldes y concejales que osen caer en vicios del pasado como corrupción, conductas prepotentes, abusos de poder, francachelas, derroche de los bienes del pueblo, opulencia, ambición y estilos de vida que contrastan con las condiciones difíciles que enfrentamos la mayoría del pueblo.

* Debemos cohesionar y fortalecer el voto sandinista, los que nos quedamos en el FSLN y los que regresaron en las recientes elecciones municipales. Consolidar la unidad sandinista que se gestó el 9 de noviembre en los votos. Y trabajar por aglutinar al resto del pueblo nicaragüense, atraerlo a nuestro partido a que simpaticen con nosotros y que voten con nosotros.

* El Cardenal está con nosotros y el pueblo, por tal, no hay razón que entrar en contradicciones con algunas autoridades -de extrema derecha- eclesiásticas. El pueblo católico sabe quién ayuda al pueblo. Trabajemos por mejorar las relaciones y darles confianza de que este Gobierno y el del 2011 trabajará por el pueblo. De igual forma ratificar y fortalecer los lazos con el pueblo evangélico.

* Mantener una constante información de los logros sociales del Gobierno y de las municipalidades a la militancia sandinista, para que sea ésta la que reproduzca estos avances.

* En 1984 ganamos las elecciones con más del 60% de los votos, por eso controlamos la Asamblea Nacional y logramos hacer una muy buena Constitución Política. Podemos lograr superar ese 38% histórico, ya lo hemos hecho en varias elecciones municipales llegando al 45 y 48%. El pueblo de Nicaragua no es tonto y ve cómo el Gobierno del Comandante Ortega ha llevado programas sociales en beneficio de la población más desposeída.

* A la derecha dejémosla que siga cotorreando. A trabajar todos los sandinistas unidos para ganar las elecciones de 2011.

*Militante del FSLN Bo. Enrique Gutiérrez.