Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

En END del 22 y 23 de enero del corriente aparece la entrevista que hiciera el periodista José Adán Silva al señor Bayardo Arce Castaño, asesor económico del gobierno de Ortega (un periodista que parece versado en economía), en dicha entrevista Arce da a conocer que en materia económica el año 2009 será un año “Duro para todos”, expresando que de el Presupuesto General de la República concebido en 33 mil millones, 835 millones 130 córdobas, como consecuencia del recorte ayuda de los países de la Unión Europea y Estados Unidos, para el año fiscal 2009 quedará en 32 mil millones 522 millones 835 córdobas, un recorte por la cantidad de 1,312 millones 444 mil córdobas, equivalente a un 3.87 %.

El recorte al presupuesto equivale a 515 millones de dólares, dicha cantidad representa el monto de la ayuda que tradicionalmente por varios años la comunidad de países donantes venían generosamente concediendo al pueblo de Nicaragua, para hacer frente al déficit en la balanza de pagos, que tiene la frágil y endeble economía nicaragüense, de manera que es tétrico el panorama económico que nos depara a todos los nicaragüenses este 2009, en consecuencia el gobierno reducirá partidas económicas de las diferentes instituciones como Asamblea Nacional, CSJ, CSE, se verán afectados el Sistema de Salud, la Educación, las Universidades Públicas, las instituciones de gobierno reducirán la jornada laboral a medio tiempo, se pretende ahorrar energía, pero en general el pueblo se verá afectado, ya que recibirá menos servicios por parte del Estado.

Consecuentemente el pueblo debe prepararse, pues en los hospitales y centros de salud la población no tendrá medicinas y la atención médica se verá reducida; la educación primaria, secundaria, tecnológica y las universidades públicas tendrán menos recursos económicos en este año; se congelarán las plazas de empleo en todo el Estado, lo que aumentará los índices de desempleo, ya que el Gobierno, no tendrá plata para proyectos de obras horizontales (carreteras) y verticales (construcción de viviendas), asimismo se están tomando medidas para reducir el otorgamiento de créditos por parte de las entidades bancarias en todo el sistema financiero. En definitiva el pueblo deberá socarse aún más la faja, los trabajadores, los profesionales, los pequeños y medianos productores tendrán una crítica situación en materia económica, por lo cual será una tarea titánica para la gran mayoría llevar al hogar la alimentación, el empleo, educación y la salud, todos esos derechos se tornaran más inalcanzables de lo que ya vive el nicaragüense.

Al pueblo humilde de Nicaragua es a quien le corresponderá sufrir todas las consecuencias de las malas políticas que en estos dos años de gobierno de Daniel Ortega ha implementado de manera errática, anacrónica, por lo que, los que nada tuvimos que ver con esos yerros, nos tocará sufrir los errores del mandatario. Tengo la certeza que si este gobierno hubiese mantenido un marco de relaciones de respeto mutuo con la comunidad donante, la ayuda que ésta venía concediendo al Presupuesto General de la República, continuaría, y estaríamos en mejores condiciones para enfrentar la crisis económica internacional, pero como los nicaragüenses tenemos un Presidente de la República que muerde la mano de quien le tiende ayuda, y como a nadie le agrada que lo ofendan los donantes se retiraron del país.

Ante esta doble crisis económica (la suspensión de la ayuda y crisis mundial) me pregunto: ¿esta crisis económica la sentirán en carne propia el Presidente Daniel Ortega y su familia? Todos los efectos de la crisis económica que vaticina el señor Bayardo Arce, ¿la sentirán el asesor económico del gobierno y su familia? ¿Los Ministros del gabinete económico tendrán este año dificultades económicas, privación, escasez como las que tiene el pueblo humilde de Nicaragua?
Y qué decir de los otros funcionarios de Estado, pregunto: ¿el plan económico de austeridad del gobierno contempla que los diputados de la Asamblea Nacional dejaran de percibir los 400 mil córdobas que año con año se le entrega para supuestamente hacer obras sociales en sus municipios? Esa cantidad de dinero en el año representa más de 36 millones de córdobas. ¿Los diputados se reducirán la cuota de 200 galones de gasolina que mes a mes se les entrega? ¿Por qué los diputados no son consecuentes con el pueblo de Nicaragua y se reducen el sueldo de 5000 dólares a 2500 dólares? ¿Continuarán las libres en vehículos para los diputados?
En el caso del Poder Judicial, en particular en la CSJ, ¿por qué los magistrados, no hacen un sacrificio y por lo menos en los próximos nueve meses del año, de manera espontánea y voluntaria, se disponen a reducirse el salario en un 50%? ¿Por qué dichos magistrados no se reducen la cuota de combustible en un igual 50%? ¿Por qué no revisan con seriedad y profesionalidad los casos de supernumerarios y empleados fantasmas que tiene ese poder del Estado? ¿Por qué no revisan el caso de una judicatura, bien conocida por todos, en la cual están pagando tres salarios por un mismo puesto, al del titular, al suplente y una juez adjunta?
Todo lo expuesto no está considerado en el paquete económico del gobierno para el año 2009, de manera que la carga y los sacrificios como siempre serán trasladados única y exclusivamente al pueblo trabajador de Nicaragua, el pueblo y la sociedad en general con el pago de sus impuestos seguirá cargando sobre sus espaldas como una cruz, una pesada y parasitaria burocracia estatal que seguirá manteniendo todas sus prebendas y privilegios a la que están acostumbrados, dichos funcionarios los veremos en las calles conduciendo sus vehículos de lujo, con sus 200 galones de combustibles; los veremos con sus viajes al exterior, con viáticos pagados por el Estado, hospedándose en hoteles de cinco estrellas, en fin, a ellos la crisis económica no los tocará para nada.

Es muy probable que la crisis económica planteada, produzca en el país desórdenes sociales, pues como en un momento dado un político dijo, que el hambre es mala consejera, cuando el hambre ataca, se pierde todo sentido de responsabilidad, por esa causa la historia registra grandes levantamientos sociales, incluso la caída de gobiernos que llegaron al poder por el voto popular. Esta situación en nuestro país, se resolverá en dependencia a lo que haga o deje de hacer el actual gobernante Daniel Ortega, si el pueblo observa que la faja se le van socar a todos sin excepción alguna, posiblemente el pueblo este dispuesto a asumir su cuota, pero si observa que la burocracia estatal continua con sus despilfarros y derroches, la débil y frágil institucionalidad que con
tanta dificultad se ha construido, se verá gravemente afectada por un fuerte movimiento de masas populares.

*Abogado y Notario Público