Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Daba gusto ver a los nueve alcaldes de Masaya unidos por el desarrollo de su departamento, en el acto de inauguración de la Feria de Artesanías, el pasado viernes 14 de diciembre en la antigua Estación de Ferrocarril de esa ciudad laboriosa.

Hermosas palmeras tejidas magistralmente daban marco a la exhibición de las distintas piezas características de cada uno de los municipios que informaron al público sobre sus bellezas naturales e históricas: Nindirí, “Altura de la cochinilla”, cuna de los más grandes cacicazgos de los dirianes, conocidos como los “Hombres de las alturas de las montañas”, cuyo museo es uno de sus grandes atractivos.

Masaya, o Lugar de los venados, cabecera departamental, difundió orgullosa la Declaración de 1989 que la proclama “Patrimonio Cultural de la nación” y en 2000, Capital del Folklore Nacional, cuyos habitantes ya iniciaron los Jueves de Verbena.

Tisma, “Lugar donde uno se llena de tiza”, y donde también manos habilidosas tejen hamacas y manila. Tierra de renombrados panaderos y tortilleras.

Catarina, con sus artesanías de madera, barro y bambú. El cultivo de plantas decorativas, ornamentales, frutos y comidas típicas. El Mirador de su laguna es sitio preferido por nacionales y visitantes extranjeros.

San Juan de Oriente, antes San Juan de los Platos, por ser el lugar donde se hacían platos de barro para comer en las festividades religiosas, conocido en la antigüedad junto con Niquinohomo, Nandasmo, Diriomo y Diriá, como pueblos hermanos o vecinos, cuyos artesanos vuelven sus ojos hacia sus ancestros, plasmando en sus piezas motivos prehispánicos.

Niquinohomo, donde el nacimiento del General de Hombres Libres, Augusto C. Sandino, honra su nombre de “Valle de los guerreros”. Trabajos de arte ingenuo en madera de aceituno.

Nandasmo, “Lugar arenoso”. Exhibió miniaturas, frutos en madera de pochote, muebles de fino acabado. Productos de cuero y hojalatería: candiles y jarros.

Masatepe, “Lugar donde hay venados”, expuestos estuvieron sus muebles de madera y de mimbre, igual que el calzado. Su nombre hizo evocar sus lecheburras, el mondongo y el pan de queso.

La Concepción, de nombre mariano, se anunció con sus maracas y cestería.

Buenos augurios en Navidad asegura esa unidad de alcaldes, con el resto de autoridades locales de Turismo, el apoyo de la cooperación internacional y su sociedad civil. En esta Feria, convocados desde el Programa para el desarrollo integral del departamento de Masaya, por parte de la Cooperación austriaca, (Cidel), nos hicimos presentes: el médico-músico, pintor y escritor, ahora residente en Masaya, Wilfredo Álvarez, del grupo “Los Bisturices armónicos”, que rescataron de tierra adentro la canción “Son tus perjúmenes de mujer”, popularizada por Carlos Mejía Godoy; Irene López, con su importante aporte al estudio de la danza y los trajes folklóricos, ahora reunidos en libro; Ana Ilce Gómez, orgullo local y nacional de nuestra literatura, residente en su ciudad natal, Monimbó; Rigoberto Navarro Genie, especialista en arte rupestre; Titú Lacayo, destacada promotora de la artesanía y del rescate de nuestras tradiciones. Este equipo al que se sumarán en enero, Haydée Palacios, autóctona de Masaya, promotora de la danza folklórica, y Marta Zamora, educadora y de exitosa experiencia en la promoción artesanal, contribuirá de manera decisiva con el desarrollo integral de estos municipios encabezados por sus Alcaldes que están dando ejemplo de compromiso con la población que les eligió.