Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Para que los políticos nicaragüenses dejen de inventar crisis, urge referendo con seis temas sustanciales: Consejos del Poder Ciudadano, programas Hambre y Usura Cero, el cargo de Rosario Murillo, amnistía política o juicio justo, privatización de la propiedad de los trabajadores.

El Estado fue construido con base en dos estructuras partidarias: Timbucos y Calandracas se llamaron. Protagonizaron guerras civiles, clamaron intervenciones de Estados Unidos, asesinaron indígenas, los despojaron de sus tierras, construyeron haciendas y clase, “domesticaron al salvaje” y crearon la figura del nicaragüense.

Para hacerles creer a los nicaragüenses que son representados, los políticos de entonces organizaron entidades estatales partidarias, destinadas a beneficencia social. Desde mediados del siglo pasado nada ha cambiado. Ésta puede ser la oportunidad de que el pueblo decida su organización o no en los CPC.

También que vote el pueblo si quiere o no recibir los beneficios de los programas Hambre y Usura Cero. Los campesinos con gusto votan. Las mercaderas y mercaderes conocen muy bien sus cuentas financieras, así como los artesanos. Saben lo que les conviene.

En cuanto al malestar creado alrededor de Rosario Murillo, muchos de los elementos del análisis han sido tradicionales en el poder de la mujer como esposa o amante de un mandatario nicaragüense. No es extraña la figuración femenina o familiar.

Sería saludable someter al escrutinio el nombramiento de la esposa del presidente Ortega, no porque sea legal o ilegal, sino para que la población emita su veredicto en las urnas y se termine el tema.

Igual, ya debemos acabar con el tema Arnoldo Alemán y los demás corruptos. La Policía Nacional, la Fiscalía, la Procuraduría, la Corte Suprema de Justicia, deben escuchar al pueblo nicaragüense. Sólo es decidir entre conceder amnistía a los corruptos o enjuiciar a todos los que robaron.

Finalmente, el pueblo nicaragüense debe opinar si quiere orden en el Registro de la Propiedad, revisión de procedimientos jurídicos dolosos y estudio de las relaciones comerciales bancarias con los clientes.

El referendo debe realizarse junto a las elecciones municipales en noviembre del próximo año. Esta nueva experiencia enriquecerá la capacidad reflexiva del pueblo nicaragüense y exigiría superior argumento a los políticos.

El tema de los CPC es interesante, más allá de la politiquería, porque la creación de organizaciones, que respondan a proyectos específicos es una costumbre en la sociedad civil, y la cooperación internacional invierte mucho presupuesto en la parte organizativa y en programas asistenciales como los del gobierno.

Los “planes de desarrollo del país” son sectoriales, en su mayoría financiados por la cooperación externa. Y los extranjeros traen diversidad de conceptos y métodos para encausar a los pobres “por la vía del desarrollo”.

Vacas, chanchas y gallinas, con sus machos, han sido repartidas por todos los proyectos de cooperación internacional dedicados al campo. Igual, el crédito ha sido uno de los componentes vitales “para beneficiar” a las pequeñas y medianas empresas urbanas y rurales.

Con el programa Hambre Cero, “el gobierno del presidente Ortega pretende combatir y erradicar la pobreza en miles de hogares nicaragüenses, que por falta de oportunidades de los últimos tres gobiernos han caído en extrema pobreza”. (La ruta agropecuaria No. 19, 12 diciembre 2007). Un gran reto por la poca calidad de vida de quienes viven en extrema pobreza.

Sin embargo, los pequeños propietarios rurales son muy experimentados con las intervenciones foráneas sobre el desarrollo. Escuchando o habando de ese tema miles de nicaragüenses rurales han transcurrido cientos de horas en talleres y seminarios.

Otros miles de nicaragüenses han estado organizados en cooperativas y asociaciones, con muy pobre capital de trabajo, poca producción, nada de procesamiento y comercio provinciano. Muchas con pérdidas económicas y otras desaparecidas por quiebra o vendidas.

El referendo es la salida a la crisis de los partidos políticos. Porque quienes se encuentran en la encrucijada de su sistema son los políticos, el pueblo quiere soluciones a la miseria que padece, legalidad de la propiedad, trabajo, capital para invertir.

¡Vamos al referendo!
*Centro de comunicaciones y estudios sociales (CESOS)
http://sergiosimpson.ysublog.com