Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

En la pregunta que debemos centrarnos es ¿si la información financiera y económica de los EU ha estado siempre disponible a los gobernantes, dueños y directores de empresas y a los ciudadanos, por qué se obvió la aplicación de medidas correctivas, con el propósito de evitar la crisis financiera actual?
Supuestos que pueden acercarnos a obtener repuestas son: i. La ausencia y/o inadecuados mecanismos de seguimiento y control; ii. La desregulación de la normatividad financiera y la fragilidad de los entes supervisores; iii. El conflicto de intereses entre los actores del mundo de las finanzas públicas y privadas; iv. Los altos salarios y las exuberantes indemnizaciones de los directores ejecutivos de las grandes organizaciones financieras e industrias (en el período que lleva la crisis se han despedidos a varios de ellos con sumas multimillonarias de dólares); y v. La sobre-saturación de los créditos personales, con la ambición y voracidad de satisfacer los bienes y servicios que se desean, versus los que realmente se necesitan.

Un factor que conviene ser visto por separado es el de las ganancias excesivas a corto y mediano plazo en las empresas e instituciones financieras en los EU, que prevaleció aún conociendo los riesgos a que se encaminaba la nación. Aquí entraríamos en la temática moral donde el pecado capital que menciona mi amigo Sergio Ramírez, en su artículo Los Pecados Capitales (octubre 2008), refiriéndose al pronunciamiento de monseñor Giafranco Girotti, Director del Penitenciario Apostólico del Vaticano que afirma: “Son pecadores de máxima culpa también quienes acumulan riquezas en exceso, y se gozan exhibiéndola a quienes tienen poco, o nada; quienes causan pobreza a sus semejantes, y a través de sus actos provocan injusticia y desigualdad social…” .

¿A qué conceptos y a qué cifras nos estamos refiriendo? El monto de la deuda pública de los EU, al 9 de noviembre de 2008, ascendía a US$10.6 trillones, con una población de 305.1 millones, promediando una deuda por habitante de US$34.866.00. Desde septiembre de 2007, la deuda pública ha venido creciendo US$3.99 billones diarios. Si a la referida deuda se le suman los adeudos por “Medicare, Medicaid y Seguro Social” el monto asciende a US$60.0 trillones. En 2007, la deuda pública representaba el 36.9% del PIB, la deuda pública total es del 65.5% del PIB.

A partir del año fiscal 2003, la deuda pública creció US$500 billones por año, suma que se aumentó a partir de 2006. Hasta hace pocos años existía un concepto de defensa nacional que la deuda pública de EU era adeudada en forma interna, esto ha venido cambiando y a fines de 2006 el 44% estaba adeudado a países extranjeros. De este 44%, el 66% han sido adquiridos, a través de compras de Bonos del Tesoro, por Bancos Centrales de países extranjeros, en particular, Japón (22%) y China Continental (19%).

Las décadas con inflación más reducida han sido las de más prosperidad, como la de los años 20, 50 y 90. Sin embargo, los años 20 y 90 culminaron con cuantiosas pérdidas en los mercados de valores. El promedio de inflación anual desde 1914 ha sido de 3.43%. Para julio de este año la tasa de inflación llegó al 5.6%, y en la actualidad es del 5.0%, considerado inapropiado, pues tasas del 5% mantenidas en un período de 10 años resultan en una pérdida en el poder adquisitivo del 63%.

La causa primaria de la inflación de los precios es la inflación monetaria, ¿qué sucederá entonces con la inyección monetaria de casi US$800.0 billones de dólares que el gobierno proveerá a la economía del país? En principio deberían generar inflación.

Se sabe que el valor de las casas se redujo considerablemente, y que muchos de sus dueños se vieron imposibilitados a pagarlas, lo que en principio produjo la quiebra de las instituciones financieras y finalmente el descalabro en el mercado de valores. Pareciera que el dinero se esfumó, “todos perdieron”, la pregunta es ¿adónde se fue ese dinero?, el efecto final fue que una buena cantidad de personas y empresas perdieron cantidades importantes de dinero.

Retomando el tema de los US$800 billones y la inflación, algunos estudiosos indican que este monto apenas cubre el 10% de la suma perdida en el mercado de valores, esto es el 20% de US35.0 trillones (del valor del NYSE y Nasdaq), lo que corresponden a US$7 trillones, por lo que la suma que se va a inyectar en la economía es menor a la de la masa monetaria esfumada por la crisis. Si este esquema de poca inflación fuera válido, queda pendiente de resolver la incógnita de las sumas de dinero esfumado, si esto permanece sin aclararse, y de continuar con los mismos mecanismos y regulaciones de control y seguimientos, EU está corriendo el riesgo de que se repita esta crisis, una y otra vez. El camino de cómo hacerlo ya es conocido.

La última cifra de desempleo reportada la primera semana de noviembre de 2008 fue del 6.5%. En los 10 meses del año se ha aumentado en 1.4 millones de plazas, sumando un total mayor a los 10.0 millones de posiciones. Este porcentaje es el más alto reportado desde 1986. Durante 2007 y los 10 meses del año en curso, las pérdidas de plazas de trabajo han sido sistemáticas. En adición de los efectos en la economía, en particular, la reducción en el poder de compras y el consecuente efecto en la masa monetaria y la producción, reporta un importante daño social en la comunidad. Aunque de años atrás, me permito citar la investigación del Dr. Harvey Brenner (1979) sobre la “Influencia del Ambiente Social en la Psicología de las Personas”, pues sus conclusiones continúan vigentes. El Dr. Brenner indica que por cada 10% de aumento en el número de desempleados, en la sociedad se produce un aumento del 1.2% de la mortalidad, 1.7% de enfermedades cardiovasculares, 1.3% de casos de cirrosis, 1.7% suicidios, 0.4% mayor cantidad de arrestos y 0.8% mayor número de asaltos.

Al cerrar el año fiscal de 2008, se aborda un déficit fiscal de US$438.0 billones de dólares, suma superior en US$164.0 billones al del año 2007 y sobrepasa a la más alta (US$413.0 billones) obtenida en el año 2004. El déficit fiscal de los EU este año representa un 5% del PIB, cifra superior al déficit de Francia y Alemania, cercanas al 4.0%. El crecimiento del déficit fiscal obedece, entre otras causas, a la reducción en recaudación de impuestos sobre la renta de las empresas y las personas (producto de la disminución la actividad económica), la reducción en la recaudación de impuestos por exoneraciones, al aumento de gastos de seguridad nacional y los correspondientes a las guerras de Irak y Afganistán. Los distintos gobiernos de EU han venido trabajando por años con éxito limitado en la reducción del déficit fiscal. La presente administración tomó ventaja de los diez años de interrumpido crecimiento económico iniciados en la gestión anterior, esto coincidió con cuatro años de superávit. Terminados éstos, vino la debacle fiscal. Se estima que la próxima administración iniciará con un déficit presupuestario superior a los US$500.0 billones.

Desde 1970, cuando terminó el uso del Gold Standard, la balanza comercial ha sido deficitaria. Durante 2005 y 2006 alcanzó US$767.5 y US$817.3 billones de dólares respectivamente. Algunos economistas consideran que los países se ven afectados en el crecimiento del PIB y la generación de empleo cuando por un largo período mantienen cifras deficitarias en sus balanzas comerciales. Fue a partir de 2006 que las preocupaciones se centraron en las altas cifras de: deuda nacional (US$9.0 trillones), las deudas corporativas no-bancarias (US$9.0 trillones), las deudas hipotecarias (US$9.0 trillones), las deudas de las instituciones financieras (US$12.0 trillones), las deudas de Medicare (US$30.0 trillones) y las deudas del Seguro Social (US12.0 trillones).

Las condiciones y prácticas que llevaron a los EU a la situación arriba descrita las han venido realizando reiterativamente otros países desarrollados y en vías de desarrollo. El resultado es que la crisis financiera de los EU ha sido de fácil contagio al resto de las naciones del mundo. De hecho, estas economías estaban contaminadas con bacterias y virus similares. Su impacto ha sido devastador, sin que haya discriminado latitud alguna. En el caso de países como Nicaragua, la imitación sistemática de las prácticas de los países con poderío económico, en ocasiones, han sido fuera de toda lógica, esto hace que los daños causados por medidas económicas equivocadas sean de mayor significado.

El tema de la confianza …, confianza…, confianza… en el sistema sigue siendo fundamental, creo que el paso número uno es restaurarla con hechos concretos que reflejen prácticas financieras sanas, así como la incorporación de valores morales y éticos en el ejercicio de las finanzas públicas y privadas, en las corporaciones y las entidades de gobierno. Todo esto bajo un paraguas de un sistema de educación comprensivo en humanidades, ciencias, tecnologías y artes.

El discurso que el Presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, dirigiera a sus ciudadanos, el 25 de septiembre de 2008, aborda el tema de la confianza: “Una crisis de confianza sin precedentes desestabiliza la economía mundial. Las grandes instituciones financieras están amenazadas, millones de pequeños ahorristas en el mundo que depositaron sus ahorros en la bolsa ven como su patrimonio se descompone día tras día, millones de jubilados que han cotizado en fondos de pensiones temen por su jubilación, millones de hogares modestos viven momentos difíciles por el alza de los precios. Como en todo el mundo los franceses temen por sus ahorros, por su empleo y por su poder adquisitivo…”

Las cifras en dólares de los EU (US$) se expresan en la forma original de denominación en ese país.