Juan Alberto Henríquez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El jueves 16 de noviembre falleció el doctor Virgilio Godoy Reyes, exvicepresidente de la República de Nicaragua (1990-1997), catedrático universitario, político, amigo de una sola pieza, capaz e inteligente.

En tiempos de la huelga magisterial de 1969 colaboró desde su cátedra en la UNAN de León, con dinero y estuvo en la caminata desde la ciudad universitaria a Managua en respaldo a las demandas de los educadores de la Federación Sindical de Maestros de Nicaragua (FSMN).

Algunos maestros recibieron su apoyo económico por medio de su madre Juanita Reyes, originaria de Nagarote, igual que sus hijos.

Colaboró y dirigió a profesionales para que hicieran lo propio con el FSLN. En la UNAN-Managua fue dirigente de la organización Profesores Progresistas (PP), junto a catedráticos reconocidos y le tocó enfrentar a la guardia somocista que ocupó el local del recinto universitario en una ocasión, en abierta violación a la autonomía universitaria, muy defendida en ese entonces por la comunidad. Fue partidario de la candidatura a la rectoría del doctor Alejandro Serrano Caldera, quien fue derrotado en esa ocasión por el doctor Mariano Fiallos Oyanguren. De su cátedra igual que muchos universitarios salió a ocupar un cargo en el Gobierno sandinista en 1979, como Ministro del Trabajo. Desde su posición, realizó muchos cambios en las políticas laborales, pero en algunos casos no logró el consenso con la dirigencia. Llegó a oponerse al Gobierno en 1984 en las filas del Partido Liberal Independiente (PLI), llegando a ser candidato a la presidencia de la República por ese partido en las elecciones de 1984 en que resultó ganador Daniel Ortega.

Ocupó un escaño como diputado en la Asamblea Nacional, resultando en una disputa permanente con el suplente Constantino Pereira, por falta de una normativa al respecto.
Como abogado defendió a algunos militantes sandinistas por causa y no por pago cuando cayeron en las mazmorras somocistas, entre ellos a Guillermo Mejía Cardenal. Lo hizo conjuntamente con el doctor Humberto Obregón Aguirre.

Fue electo vicepresidente de la República en 1990 acompañando a la presidenta Violeta Barrios de Chamorro. En la práctica sus funciones fueron anuladas en ese nuevo Gobierno, sin ejercer su alta investidura por causas abiertamente políticas; sin embargo terminó su período. En el ejercicio del cargo alentó a los grupos antisandinistas a realizar acciones en contra del Ejército y la Policía que según él representaban la fuerza sandinista en el poder. Estas acciones contradecían los esfuerzos de reconciliación del Gobierno, lo cual devino en el quebrantamiento de la Unión Nacional Opositora que llevó al Gobierno a la presidenta Violeta Chamorro.

El doctor Godoy Reyes conservó un residuo del PLI de cuatro facciones en pugna y lo acompañó, en años recientes, en un recurso a la Corte Suprema de Justicia para su reivindicación como partido político. Pero su enfermedad no le permitió darle seguimiento, lo cual desembocó en acontecimientos del dominio público en relación a ese histórico partido.

Su hermano Arturo José Godoy Reyes (Paulino) se le adelantó muchos años a Virgilio en el viaje eterno y este decía del hermano: “No se puede vivir de otra manera que repleto de ron“, pues era poseedor de un fino humor.