Gustavo-Adolfo Vargas *
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Parlamento de Corea del Sur se reunirá hoy (9 de diciembre), para aceptar la renuncia de su presidenta Park Geun-hye quien pondrá a disposición su cargo. El trascendental anuncio se produjo tras manifestaciones masivas que han pedido su renuncia en medio de un creciente escándalo.

Los partidos de oposición estaban trabajando en una moción de censura en su contra, incluyendo a los aliados de la mandataria en el gobernante partido conservador habían pedido que renunciara “de forma honorable” en lugar de enfrentar la impugnación.

El caso gira en torno a la presidenta y su amiga Choi Soon-sil, que presuntamente intervino en asuntos de Estado a pesar de no ostentar cargo público y extorsionó a empresas para obtener cuantiosas sumas de dinero de las que se apropió parcialmente, entre otros actos irregulares.

La indignación ciudadana responde en gran parte a que la jefa de Estado delegó parte del control del país a Choi, hija del controvertido líder de una secta religiosa que fue mentor de Park Geun-hye en su infancia.

Las revelaciones sobre el caso, son cada vez más graves, hay detenciones de altos funcionarios, redadas de grandes empresas e interrogatorios a sus directivos. Están apretando la soga en torno a Park, que tiene en su contra a casi todo el país.

Este escándalo político surcoreano, fue destapado en octubre de 2016 (dos meses atrás), a raíz del descubrimiento del ordenador personal de Choi Soon-sil. Las fotografías y documentos encontrados relacionaron a la presidenta Park Geun-hye, en el cargo desde 2012, con una red de corrupción, tráfico de influencias, abuso de poder, extorsión a grandes empresas y malversación de fondos públicos, proveniente de la poderosa influencia que Choi Soon-sil ejercía sobre ella.

Park Geun-hye y Choi Soo-sil (nombre legal Choi Seo-won), se conocieron por primera vez en 1974, desde esa fecha han mantenido una estrecha amistad. Tras la muerte de Yuk Young-soo (1925-1974), madre de Park y esposa del entonces dictador Park Chung-hee, en un atentado terrorista ejecutado por un simpatizante del régimen norcoreano. El pastor y ocultista Choi Tae-min se convirtió en una persona próxima a Park Geun-hye.

Choi fundó la Iglesia de la Vida Eterna en 1970, una agrupación sectaria que mezclaba elementos del Cristianismo, Budismo y Cheondogyo chamanista coreano.

Cinco años después de la muerte de su esposa, Park Chung-hee también fue asesinado, desde entonces Choi habría actuado como consejero de Park, estableciendo así una relación cercana entre ambas familias que más tarde continuaría a través de su hija Choi Soon-sil.

De acuerdo con información filtrada por WikiLeaks en 2007, la embajada de los Estados Unidos en Corea había advertido por entonces que Park se encontraba “embrujada” por Choi.

Muchos medios de comunicación, se refieren a este escándalo político como el más grave de toda la historia de Corea del Sur. Choi es conocida en la prensa del país como la “Rasputina coreana”.

El mayor partido de la oposición (liberal Partido Democratico Unido), advirtió a Park que continuarán las protestas a lo largo del país si no presenta su dimisión de inmediato.

La presidenta del partido, Choo Mi-ae, expresó que es hora de que Park obedezca los deseos del pueblo coreano y abandone su cargo; refiriéndose a ello como una “teocracia terrorífica” en la que gobiernan dos presidentas.

Los medios de comunicación y propaganda de Corea del Norte han hecho eco de la noticia, llamando a la dimisión inmediata de Park, a la que se refieren como una líder incompetente de forma similar a la de su padre, el dictador Park Chung-hee.

Además de abrir una investigación, la justicia surcoreana ordenó entrar por primera vez a la Casa Azul para recabar pruebas. La primera reacción de Park fue pedir disculpas y cambiar su gobierno con un nuevo primer ministro, Kim Byong-joon, de tendencia progresista. Sin embargo, las peticiones de dimisión no cesaron y desde entonces se han producido manifestaciones multitudinarias en Seúl contra la mandataria.

Después de que todos los parlamentarios del Partido Saenuri le exigieran la sumisión e incluso apoyaran su impugnación, la presidenta ha puesto el cargo a disposición de la Asamblea Nacional.

* Diplomático, Jurista y Politólogo.