Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El número 2 de Acahualinca / Revista Nicaragüense de Cultura (noviembre, 2016), fue distribuido el 15 de diciembre a los miembros de número, honorarios y correspondientes de la Academia de Geografía  e Historia de Nicaragua (AGHN), su entidad editora. El presidente de la Junta Directiva, doctor Jaime Incer Barquero (JIB), afirmó en la presentación del número 1 (octubre, 2015): “El título de nuestra revista corresponde al nombre del emblemático sitio arqueológico donde se conserva el más antiguo vestigio que testimonia la presencia del hombre en el istmo centroamericano”.

Y continúa: “Abierta a todas las expresiones culturales, Acahualinca aspira a rescatar y proyectar el pensamiento y las creaciones de los nicaragüenses a lo largo de su existencia histórica. Tal ha sido el objetivo de esta publicación anual de carácter multidisciplinario y decorosamente ilustrada que la AGHN se ha propuesto elaborar y difundir. De hecho, fue la quinta publicación que dio a luz este año.

En el número 2 ya no suman 312 sus páginas, como en el 1, sino 276. Tampoco se mantienen dos de sus secciones originales (Arqueología y Biodiversidad); pero su contenido prosigue fielmente la orientación general de constituir ––cada uno de sus tomos–– una excelente muestra de los más representativos aspectos culturales del país. Así sus  secciones, tras la presentación de rigor, se inician con reconocimientos a la obra patriante de JIB y del suscrito.

Artículos de Sergio Ramírez (“Un sabio de nuestro tiempo”) y Flory Luz Martínez Rivas (“Incursión a la vasta obra de JEA”) figuran en dicha sección, al mismo tiempo que un resumen valorativo del más reciente libro de JIB: Nicaragua / Un anecdotario de memorias y vivencias (Grupo Invercasa, 2015).

“Mark Twain en Nicaragua: a 150 años de su visita” (cumplidos exactamente el próximo 29 de diciembre) es el título de la segunda sección, la cual presenta textos de JIB, del suscrito y nada menos que de Rubén Darío sobre el célebre escritor y humorista estadounidense, “obra del alma yankee”, como lo definió nuestro bardo universal. La tercera abarca investigaciones sobre los cuatro bienes culturales declarados por la Unesco patrimonios de la humanidad: “León Viejo, pionera urbe hispana de la América Central”; “El Güegüense: farsa indohispana del Pacífico de Nicaragua en el siglo XVIII”; “Catedral de León: magna herencia arquitectónica de la época colonial”; y “Los Garífunas y el Wallagallo en el Caribe nicaragüense”.

La cuarta sección (Folclore) comprende, además de  un nuevo elogio de nuestra gastronomía, trece leyendas nicas, a saber: Nikiniki, los pinos y el Wangki; la Carretanagua, el Punche de Oro de los Sutiavas, el Coronel Arrechavala en León, los Cadejos de Monimbó, la Mocuana de Sébaco, la Teodora Coyota en El Viejo, el Espanto del [cerro] Roldán en Cosigüina, el Barco Negro del Gran Lago, El Sisimico de Las Segovias, Chico Largo en Ometepe y La Cegua. Es decir, las más conocidas y emblemáticas.

En la quinta, sexta y séptima sección, respectivamente, el suscrito valora a doce de nuestros pintores contemporáneos (Aróstegui, Vanegas, Sobalvarro, Castellón, Cerrato, Gámez, Izquierdo, Sáenz, Marina y June Beer); Isolda Rodríguez Rosales colabora con seis poemas valiosos y Mario Urtecho con otros seis textos o microrrelatos. En la octava, Ligia Madrigal Mendieta traza una “Breve historia de la Parroquia en Nicaragua” y Francisco Aguirre Sacasa reflexiona sobre la celebración del 15 de septiembre como partida nacimiento nacional.

En la sección novena (Crítica y Ensayo) Jorge J. Jenkins analiza la última novela (Cinco estrellas) de Francisco J. Mayorga; JEA aporta una comprensión del testimonio literario en Nicaragua; Mario Urtecho comenta ¿Y si no regresara?, poemario de Edwin Castro Rodríguez (1930-1960); Erick Aguirre estudia otro poemario, esta vez de Jorge Eliécer Rothschuh; y Roberto Carlos Pérez detalla su experiencia frente a la guerra, la literatura y el destierro.

Las limitaciones de espacio impiden especificar el contenido de las secciones restantes (Documentación rubendariana, Español de Nicaragua y Reseñas y notas), donde se leen textos de Pablo Kraudy, Carmen Ruiz Barrionuevo (española), Róger Matus Lazo y Onofre Guevara López. En las últimas se reseñan obras de Alejandro Bendaña, Jaime Incer Barquero, Ernesto Mejía Sánchez, Pedro Xavier Solís, María Augusta Montealegre, Alfredo César y Dexter Hooker. Además, se consignan una lista de 100 libros y folletos editados en Nicaragua durante 2016. En total, suman 40 los trabajos de Acahualinca 2 y 16 sus autores.