Esteban Solís R.
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si China popular ya había manifestado su escozor por la llamada de la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, para felicitar a Donald Trump por su triunfo en las elecciones del pasado 7 de noviembre, el futuro mandatario estadounidense atizó el asunto el domingo pasado tras manifestar que no veía por qué su administración debía estar vinculada al principio de una sola China, un "asunto fundamental" para las autoridades de Pekín, a menos de que se llegase a un acuerdo en temas importantes, entre ellos el comercio. La historia de estos constantes desencuentros entre Pekín y Taipéi ha ido escalando desde que la presidenta Tsai asumió el poder en mayo de este año y cuyas posiciones independentistas no son del agrado de China. Durante su discurso de asunción Tsai solamente reconoció el "hecho histórico" que supuso la reunión en 1992 entre China y  Taiwán, pero que  allí no se llegó a un consenso de una China y dos interpretaciones, que no mencionó explícitamente como tampoco que Taiwán fuese parte de China, como lo exige Pekín.

La llamada de la presidenta taiwanesa enfureció a los líderes de China, aunque intentaron suavizar su respuesta señalando en un comunicado que habían presentado  "declaraciones  solemnes" ante los Estados Unidos por la llamada telefónica  tras recordarle a Washington que solo existe una sola China en el mundo y que Taiwán es parte inseparable del territorio chino. Luego enderezó sus baterías contra Taiwán manifestando que la actitud de la mandataria "había sido una baja maniobra urdida por Taiwán" . Taiwán respondió con prudencia diplomática no sin antes criticar la reacción de China, calificándola como "exagerada" luego de conocerse que Pekín pidió a Washington bloquear las paradas de tránsito que tiene previsto efectuar la presidenta Tsai durante su programado viaje a Centroamérica en enero próximo, incluido Nicaragua, para asistir a la toma de posesión del presidente Daniel Ortega.  "China espera que Estados Unidos no permita el tránsito de Tsai por su territorio y se abstenga de enviar ninguna señal equivocada a las fuerzas proindependencia de Taiwán", precisaba un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de China.

La prensa china, que refleja las posiciones de su gobierno, al parecer, ha reaccionado en tono más agresivo y algunos editoriales y artículos de opinión están exigiendo a los líderes de Pekín que ha llegado el momento de darle una lección a Taiwán, empezando por debilitarlo diplomáticamente quitándole algunos  aliados. Taiwán mantiene relaciones diplomáticas formales con no menos de una treintena de países, buena parte de ellos están en el istmo centroamericano y el Caribe. Vale recordar que China, que se ha transformado en una verdadera potencia, mantiene una política de intercambio comercial  muy sólida con América Latina, sobre todo con naciones sudamericanas y México, donde ha invertido miles de millones de dólares en gigantescos programas de desarrollo e infraestructura, y aunque su nivel de compra de materias primas (soya, cobre, hierro, entre otros) se ha reducido en los últimos dos años, su liderazgo en esas áreas es una prioridad  en la región.

Expertos en el conocimiento de las relaciones entre ambos lados del estrecho de Taiwán y de quienes han seguido muy de cerca 40 años de diplomacia entre los Estados Unidos y China, piensan que la llamada de la presidenta Tsai fue un ejemplo vivo de la inobservancia de Trump a los convencionalismos diplomáticos, mientras que otros son de la opinión que se debió a la inexperiencia política del presidente electo. Sería desafortunado un empeoramiento de las ya delicadas relaciones entre China y Taiwán y abogar por retomar los cauces del diálogo entre  ambos líderes, como ya lo hicieron en noviembre de 2015 en un histórico encuentro en Singapur el actual presidente chino Xi Jin-ping y el entonces mandatario taiwanés Ma Ying-yeou. China debe abstenerse de amenazar a Taiwán con tomar la isla por la fuerza o competir para restarle aliados, tomando en cuenta que Taipéi ha sido a la fecha un factor clave en los programas sociales y proyectos de infraestructura  en Centroamérica y el Caribe, apoyo tecnológico y asignaciones de becas, por mencionar algunos.

estesor59@yahoo.com