José Márquez Ceas*
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La reforma económica enfocada en la oferta ha registrado avances significativos desde que fue propuesta a finales de 2015 para resolver los desequilibrios estructurales de la economía china.

Las autoridades chinas anunciaron que la economía entró en una nueva modalidad, con una meta de crecimiento del PIB fijada entre el 6.5 y 7 por ciento para 2016. Por primera vez en dos décadas China adopta un rango para su meta de crecimiento, en lugar de una cifra específica.

Para 2016 la reforma económica enfatizaba cinco tareas principales: reducir el exceso de capacidad industrial, reducir las reservas, el desapalancamiento, reducir los costos corporativos y mejorar los eslabones débiles.

Como parte de la reforma, un gran número de "compañías zombis" fueron cerradas en 2016, y las industrias con exceso de capacidad y tecnología rezagada fueron exhortadas a subir en la cadena de valor para mantener su competitividad.

En los primeros tres trimestres de 2016, la economía china creció 6.7 por ciento, de conformidad con el objetivo gubernamental fijado entre 6.5 y 7 por ciento, pero todavía persisten los problemas de la sobrecapacidad industrial y los riesgos financieros acumulados.

En el año 2017, China profundizará la reforma estructural orientada a la oferta y la ampliará a cubrir más ámbitos: revisión de la oferta agrícola, reactivación de la economía real y estabilización del sector inmobiliario.

A nivel macro, en el 2017 China se apegará a una política fiscal proactiva y a una política monetaria prudente y neutral, con mejores ajustes para asegurar una liquidez estable.

En 2017 China se propone mantener su moneda, el yuan o renminbi (RMB), básicamente estable, y mejorar la flexibilidad de los tipos de cambio. Recordemos que a partir del 1 de octubre de 2016 el RMB forma parte de la canasta de monedas del DEG, la unidad de reserva del FMI, que antes estaba compuesta por el euro, el yen japonés, la libra esterlina y el dólar estadounidense.

Los sectores a ser reformados en 2017 incluyen las empresas estatales, el sistema fiscal y tributario, el sistema financiero y la seguridad social. China también dedicará esfuerzos a mejorar el Estado de Derecho y el entorno de inversión.

Las autoridades chinas destacaron que los representantes del FMI y Banco Mundial en China emitieron opiniones positivas sobre la reforma económica por el lado de la oferta, los resultados de 2016 y las expectativas para 2017.

* MBA-Economista.