Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

“Knowledge is Power”

Francis Bacon

En días recientes ha sido portada en muchos de los medios de comunicación escritos, radiales y televisivos la noticia de que no dejaron entrar a una diputada costeña y a sus acompañantes a una discoteca capitalina.

En defensa de los derechos individuales reconocidos constitucionalmente, se han alzado innumerables voces, desde el más sencillo estudiante universitario hasta el Procurador para Defensa de los Derechos Humanos, Omar Cabezas Lacayo. Al cual cito: “Hay que cerrar ese lugar por racista. ¿Cómo vas a creer que no van a dejar entrar a los jóvenes por ser negros? Ésa es una violación a los derechos humanos”, expresó Cabezas, luego de recibir a una delegación de la comunidad Caribe, entre la que estaban varias personas a quienes les fue negada la entrada a la discoteca. (END 16/02/2009)
Es notoria la organización, alcance y poder de convocatoria que puede llegar a tener el pueblo costeño si se lo propone. Es mi deseo que con la misma eficacia, pasión y deseos de reconocimiento de derechos como el de entrar y circular en cualquier establecimiento, así como la no discriminación por razón de su color de piel, sexo, religión o inclinaciones políticas, las autoridades y representantes costeños ante el Congreso Nacional y Centroamericano sean abanderados en la defensa de los derechos reconocidos en los siguientes cuerpos de leyes: iniciando con el Arto. 2, Ley 28, Estatuto de la Autonomía de las Regiones de la Costa Atlántica de Nicaragua”, el cual dice: “Las comunidades de la Costa Atlántica forman parte del Estado …y sus habitantes gozan de todos los derechos y deberes …de acuerdo con la Constitución Política.”

Nuestra Constitución Política establece: Arto. 121 Cn “…Los pueblos indígenas y las comunidades étnicas de la Costa Atlántica tienen derecho en su región a la educación intercultural en su lengua materna, de acuerdo con la ley.” En la misma ley, en el Arto. 64 Cn. reza: “Los nicaragüenses tienen derecho a una vivienda digna, cómoda y segura que garantice la privacidad familiar. El Estado promoverá la realización de este derecho.” Y el Arto. 59 Cn.- señala: “Los nicaragüense tienen derecho, por igual, a la salud...Corresponde al Estado dirigir y organizar los programas, servicios y acciones de salud y promover la participación popular en defensa de la misma.”

Diputada Budier Bryan, Señor Omar Cabezas Lacayo y Autoridades todas, yo como costeño no quiero que me dejen entrar en cantinas, ya sean caras o baratas, no quiero presumir con mis amigos el hecho que fui fotografiado por uno de esos portales virtuales que cubren la “noche de bacanal” de Managua, ni mucho menos de participar en todas las barras libres del fin de semana, lo que quiero es que los productores de las Comunidades Costeñas a los que tampoco les interesa que los dejen entrar a antros de moda, gocen de una infraestructura vial que les permita comercializar sus cosechas, quiero que esos niños que no tienen idea de qué es “Derecho de Admisión” aprendan a escribir, a leer en su propia lengua, quiero que esa madre que espera a ese hijo creole, rama, mayangna, miskito, garífuna o mestizo, tenga siquiera un centro de salud o en el mejor de los casos una casa pre-natal con un médico para atenderla, quiero que todos los costeños sin distinción de color, si son más o menos negros tenga una vivienda digna.

La discriminación no es la que hace el dueño de un bar o su empleado, al no dejar entrar a una persona a su establecimiento, la verdadera discriminación es perpetrada por el Estado de nuestro país y no me refiero al Gobierno de turno, me refiero al Estado como Órgano, pues la discriminación ha sido una constante en todos los Gobiernos. La Costa Caribe no es pobre desde hace un par de años, “el proceso de saqueo es histórico y documentado”. Basta ver las cifras ofrecidas por las mismas Instituciones Gubernamentales como la Empresa de Puertos, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público e inclusive el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, en los cuales hacen gala de las exportaciones de pescado, langosta, camarones, así como también de las exportaciones pecuarias, sin olvidar la industria minera, así como la tan de moda Explotación de Madera.. Sí poeta, “…aserrín aserrán…” pero no dejan nada en la Costa Caribe, solamente miseria y promesas que nunca serán cumplidas mientras nos asignen migajas del Presupuesto General de la República.-
Yo no quiero fiesta, quiero que unamos voces, diputados, procuradores, juventud y exijamos que el Estado cumpla con los derechos que tenemos como costeños y que han sido consignados en la Constitución Política y que el Gobierno que se encuentre de turno, a través de todos los medios de comunicación, le pida disculpas al Pueblo Costeño por el saqueo sistemático y descarado del que hemos sido víctimas por años y sobre todo por habernos negado nuestra lengua, nuestra educación, nuestra salud, nuestro trabajo y techo digno e inclusive por tratar de hacer desaparecer nuestra cultura excluyendo de la historia “Nacional” la historia del pueblo costeño.-

* Abogado y Notario Público