Lenin Fisher
  •  |
  •  |
  • END

“…la necedad de asumir al enemigo,
la necedad de vivir sin tener precio…¨
El necio. Silvio Rodríguez

La derecha opositora al gobierno sandinista pretende derrocar a éste, otra vez con apoyo de los yanquis, antes de 2012 y por eso toda ella grita en coro ¿dónde está mi voto? Pero si son demócratas, pues que ya acepten su derrota. Si fue cierto el “fraude” por qué no renuncian todos los alcaldes, vice-alcaldes y concejales de los partidos políticos que quieren revivir la mentira del “fraude” electoral municipal. Aprendan a ser buenos perdedores. Falsos demócratas chillones. Si no quieren ser parte del “fraude” ni haber sido juramentados por autoridades electorales “fraudulentas”, pues renuncien a sus cargos, que el pueblo nicaragüense necesita dinero para obras de progreso y obras sociales en cada municipio. Mucho se puede hacer con el salario que ya están cobrando los concejales, vicealcaldes y alcaldes de la derecha saboteadora. Si no quieren dinero sucio, también “fraudulento”, entonces, no cobren el cheque y dejen trabajar a los demás.

Por otro lado, los grupos abanderados de la transparencia, la ética y la observación supuestamente independiente (no se sabe independiente de qué), tienen bastante trabajo para hacer una auditoría social a todos esos organismos y partidos políticos que tienen o reciben dinero del extranjero para financiar grandes campañas publicitarias dentro del país y afuera, que incluyen campañas de desprestigio de líderes sandinistas, artículos en revistas como The Economist, que chorreó su tinta en el albañal político-ideológico contra el sandinismo ya que publicó algo sobre un nuevo dictador en Nicaragua (los gringos deben haber inventado a otro Somoza porque ellos crearon, financiaron y asesoraron esa dictadura, como lo hicieron con otras dictaduras militares en el resto del mundo). Hoy, sobrinos de los Somoza marchan junto con liberales, ex-candidatos derrotados, “intelectuales” y traidores del sandinismo. Es para morirse a carcajadas. ¿De cuál dictadura hablan? Si en Nicaragua no existe ni un preso político. En Nicaragua la Policía y el Ejército no masacran, no reprimen, no desaparecen a nadie. Nuestras elecciones son democráticas, libres, universales y con voto secreto. Vivimos en democracia y libertad. Libertad para votar por los ricos o por los pobres. Democracia política y democracia económica en proceso de construcción.

Como nicaragüense, yo les pido a todos los que andan preguntando dónde está su voto derrotado, que me ayuden a responder las preguntas siguientes: ¿dónde están mis miles de millones de dólares? y ¿dónde están mis miles de millones de córdobas? Necesito saber, debo saber, tengo derecho a saber, quiero saber dónde están esos miles de millones de córdobas y de dólares que, por una parte, los presidentes neoliberales del mundo (los Bush, Clinton y Reagan) no me han querido pagar o me han robado, lo cual no establece alguna diferencia; y, por otro lado, los presidentes, ministros, capitalistas, banqueros y políticos derechistas y neoliberales de Nicaragua (durante los gobiernos de Violeta Barrios vda. de Chamorro y su yerno Antonio Lacayo O.; Arnoldo Alemán Lacayo; y Enrique Bolaños G.) se despacharon hermoso con la privatización corrupta neoliberal y fondomonetarista. Veamos ciertas cifras -algunas de las cuales no alcanzan en una calculadora común y no las podemos leer a menos que seamos matemáticos-, que revelan la magnitud del robo y crimen contra toda la humanidad, en general, y contra toda Nicaragua, en particular. Cifras que dicen que los pobres no deberían de existir y que son el consecuente subproducto de los ricos y su voraz e injusto sistema capitalista. Los pobres son un invento de los ricos.

700000 millones de dólares que pagó el pueblo gringo a los ladrones banqueros y especuladores entre 6500 millones de personas, que es la población mundial actual, es igual a 107.7 millones de dólares para cada ser humano. Si habláramos en córdobas entonces tendríamos lo siguiente: 700000 millonesx20=14000000 millones de millones de córdobas entre 6500 millones de personas, que es la población mundial actual, es igual a 2153.8 millones de córdobas para cada ser humano.

Demanda en La Haya a favor de Nicaragua. Para 1986 todos los daños causados por la guerra de agresión yanqui fueron calculados en 17000 millones de dólares entre 5.5 millones de personas que es la población actual de Nicaragua, es igual a 3090 millones de dólares para cada ser humano nicaragüense. Pero para 1986 cuando la población de Nicaragua era alrededor de tres millones de personas la cantidad de dinero correspondía a 5666.6 millones de dólares para cada nicaragüense. Actualmente, los daños equivaldrían a por lo menos 40000 millones de dólares entre 5.5 millones de personas que es la población actual de Nicaragua, lo que es igual a 7272.7 millones de dólares para cada ser humano nicaragüense. Si habláramos en córdobas, entonces tendríamos lo siguiente: 40000 millones de dólaresx20=800000 millones de córdobas entre 5.5 millones de personas, que es la población actual de Nicaragua; esto es igual a 145454.5 millones de córdobas para cada nicaragüense, votante sandinista o no.

Los Cenis. El caso donde Mr. Ceniciento Montealegre y los banqueros de La Prensa están pegados. 17600 millones de córdobas entre 5.5 millones de personas que es la población actual de Nicaragua, es igual a 3200 millones de córdobas para cada ser humano nicaragüense, votante sandinista o no. En dólares: 600 millones de dólares entre 5.5 millones de personas que es la población actual de Nicaragua, es igual a 109 millones de dólares para cada ciudadano nicaragüense. Ellos se fueron con los Cenis.

Pérdidas por la privatización neoliberoconservadora y corrupta: 40000 millones de córdobas entre 5.5 millones de personas que es la población actual de Nicaragua, es igual a 7272.7 millones de dólares para cada ser humano nicaragüense. Traducidos a dólares son 2000 millones entre 5.5 millones de personas que es la población actual de Nicaragua, lo cual es igual a 363.6 millones de dólares para cada nicaragüense. Agreguemos los 2000 millones de dólares (la fortuna de Somoza Debayle); son otros 363.6 millones de dólares más para Juan Descalzo Descamisado.

Exoneraciones y evasiones de impuestos que el Estado brinda a los empresarios privados, defensores del libre mercado capitalista: 500 millones de dólares anuales entre 5.5 millones de personas que es la población actual de Nicaragua, es igual a 90.9 millones de dólares anuales para cada nicaragüense. Esto es, 10000 millones de córdobas entre 5.5 millones de personas que es la población actual de Nicaragua, igual a 1818 millones de córdobas anuales para cada nica. Y si esto lo multiplica por 35 años de vida, ¿cómo la ve? ¿Qué hace Pedro Pérez con tanto dinero?
Sumemos: 107.7+7272.7+109+363.6+363.6+90.9=8307.5 millones de dólares. Y así no quieren que el pueblo los asuma como enemigos, niegan la lucha de clases y buscan comprar conciencias. Es para devolverle la pregunta ¿Qué diría Marx? a Edgard Tijerino, en “Punto y aparte”, con toda la población nicaragüense y mundial millonaria y multimillonaria. Nicaragua no es un país pobre, sino empobrecido. Millonarios de bolsillos vacíos; de a pie; palmados millonarios que preguntamos a los observadores nacionales e internacionales, ¿dónde están nuestros milloncitos? ¡Para qué loterías, chalupas o bingos!