Félix Navarrete
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los imagino en cabinas anticuadas usando antiguos micrófonos y consolas de museo para exhibir su magia por amor y dignidad. En la intimidad confiesan que solo sus amigos los escuchan y que por ende sus días están contados en la radio, pero  insisten en seguir jugando con esa caja mágica que les cambió la vida.

En otros tiempos fueron famosos y sus voces y talentos hicieron felices a muchos nicaragüenses, haciendo excelentes noticieros y realizando dramatizaciones de novelas, obras de teatro  y sketch publicitarios que marcaron un hito en la historia radiofónica de Nicaragua. Recuerdo inmediatamente a Rodolfo Tapia Molina, Julio César Sandoval, Joaquín Absalón Pastora y otros que se escapan.

Ahora todo ha cambiado. La tecnología y las nuevas propuestas radiofónicas han creado nuevos protagonistas en la radio. El desarrollo de internet, los programas en línea y las exigencias de  las nuevas generaciones, plantean nuevas formas de comunicación e información. Los veteranos han quedado casi en  el desempleo, viviendo de los recuerdos, de los eternos reconocimientos y de los magros anuncios que le ofrecen algunos amigos empresarios mecenas que colaboran con ellos.

Me gusta por eso llamarlos Los Quijotes del dial, porque los imagino en una especie de desierto tecnológico, luchando contra los molinos de viento con esas voces noticiosas  que parecen haberse quedado atrapadas en el tiempo y apostando a un pasado que no volverá.

Basta monitorear el dial a cualquier hora, para darse cuenta que la radio nacional vive una etapa de  profundas transformaciones, y que las emisoras que actualmente  sobreviven  en la frecuencia de Amplitud Modulada, son aquellas que han cambiado sus propuestas radiofónicas y han modernizado sus instrumentos de trabajo, para ofrecerle al oyente una nueva programación a través de una nueva forma de comunicación.

Revisemos rápidamente la AM. De izquierda a derecha, se encuentra Radio Corporación, del conocido periodista y político Fabio Gadea Mantilla. Con más de cincuenta años de estar en el aire, La Corporación fue un paradigma informativo y cultural  en los años 70 y 80. Sin embargo, en las últimas décadas, abandonó su carácter pluralista para convertirse en un instrumento propagandístico de una clase política.  

Por su parte, Radio 580, emisora del desaparecido periodista y comandante guerrillero William Ramírez, cuenta con programas de debate y de corte cultural que la hacen amena, pluralista e informativa. Temas y Comentarios, dirigido actualmente por los periodistas Rolando Cruz y Marcela Rivera es seguramente el programa matutino más escuchado de esa emisora, por su calidad, dinámica, variedad temática y calidad con que abordan los temas de la realidad nacional. También me gusta “La hora del tango”, dirigido por el periodista y estupendo locutor Eduardo López Meza.

Sigue Radio Ya, una emisora que pese a ser oficial, maneja un formato fresco, comunitario, creativo de 24 horas, con programas de información para los oyentes de distintos segmentos sociales. Y quizás lo más novedoso es esa forma nueva de hacer programas comunitarios entretenidos, informativos, música variada y humor como pocos programas lo tienen. Denis Schwartz, Hugo Flores y Danilo Parajón se funden en un choque de tapas comunitario y planetario.

La Nicaragua tiene al veterano Conrado Pineda en los programas de farándula, demostrando que su voz, su humor y su dominio del auditorio confirman su calidad.

La Primerísima es una radio que también se distingue por su programación variada y de calidad. Sin Fronteras y Cuarto Poder que dirigen William Grisgby y que tiene entre sus comentaristas a Xavier Reyes Alba son programas  de debate bien escuchados.

Después nos encontramos con Radio Católica, quien a pesar de que su formato no ha sido modernizado, su audiencia es cautiva por ser la voz oficial de la iglesia católica. Sigue Radio 800, un proyecto esperanzador en el dial, que cuenta con varios programas de debates conducidos por periodistas muy experimentados como Stalin Vladimir, Moisés

Absalón Pastora y Sergio Marín, un trío de lujo en la radio.

Luego se ubica Radio El Pensamiento, del periodista Alan Téfel Alba, uno de esos  quijotes del dial que se resiste a morir ante  una nueva realidad radiofónica que no entiende. Sus editoriales y noticieros reflejan un tipo de periodismo que no corresponde a las nuevas exigencias del público. No me referiré a la frecuencia FM porque la mayoría de las emisoras cuentan con un formato musical moderno y pluralista, y actualmente se encuentran disputando ferozmente el mercado publicitario y la audiencia nacional.

Lo demás es puro ruido sucio, cucarachas del dial.

Email: felixnavarrete_23@yahoo.com
Managua, 14 de febrero de 2017.