•  |
  •  |
  • END

Si por algo tenemos que alabar al presidente venezolano Hugo Chávez es por su disposición de someterse a la voluntad popular a costa de poner en riesgo sus programas calificados de populistas por sus detractores y el gobierno que preside desde que asumió el poder de manos de Rafael Caldera el 2 de febrero de 1999.

El triunfo de Chávez el pasado domingo 15 de febrero en un referéndum que le abrió las puertas a un tercer mandato a partir de 2012 es una muestra de que más allá de lo que se diga del populismo del presidente basado en sus exitosos programas sociales financiados con las exportaciones del oro negro, éste a dado frutos positivos para salir airoso del quinto referéndum realizado en el país suramericano en los últimos 10 años.

El mismo gobierno norteamericano a través del portavoz del departamento de Estado, Noel Clay, señaló que Washington se congratulaba “por el espíritu cívico y participativo de millones de venezolanos que ejercieron su derecho democrático a votar” “Me han acusado de que quiero ser perpetuo. Dios es perpetuo. La Patria es perpetua. Pero para que la Patria sea perpetua tiene que haber un pueblo perpetuo, dijo Chávez desde el palacio de Miraflores, celebrando su victoria
El maná petrolero del país sudamericano catapultó la popularidad del presidente hasta llevarlo a soñar con un liderazgo latinoamericano a través de la creación del ALBA, cuya premisa principal es la integración de los pueblos latinoamericanos para crear una alianza estratégica basada en la lucha en común contra la pobreza y la exclusión social en los países del hemisferio.

De ser aprobada, esta enmienda a la Constitución de 1999 eliminaría los límites a la reelección para el presidente y para todos los demás cargos de elección popular. Esta situación le brindaría a Chávez la estadía por muchos años en el poder acompañado de sus aliados, colaboradores más cercanos y líderes políticos de su partido, con quienes ha hilvanado cada uno de sus triunfos.

Se pueden decir muchas cosas del presidente Chávez, pero la madurez con que ha asumido los últimos retos ha demostrado que más allá de las críticas de la oposición está su madurez con la que aceptó someterse al voto popular y con la que de igual manera demostrando su madurez política admitió su revés en el cuarto referéndum del pasado 2 de diciembre de 2007, con sus palabras: “Ha sido mejor así, ha sido mejor así, por ahora hemos fracasado”, frases que sirvieron para cerrarle la boca a sus opositores librándolo de acusaciones de dictador.

Las conquistas sociales que durante su mandato ha conseguido el presidente de Venezuela a través de la llamada revolución Bolivariana son notables en un país en el que a ninguno de los gobiernos anteriores le habían importado los más pobres. La creación de puestos de trabajo, reducción del analfabetismo, asistencia médica y alimentación gratuita para una importante parte de la población son, entre otros, los beneficios que el pueblo siente y las respuestas a esta situación son obvias a la hora de votar.

El presidente Chávez ha entregado materiales y mano de obra para mejorar las barriadas de los cerros y las favelas de caracas y, como si fuera poco, brigadas de médicos y alfabetizadores visitan casa por casa para hacer cada quien su trabajo en un escenario olvidado por el sistema y la historia compartida por la gran producción de petróleo que dio a Venezuela 270,000 millones de dólares en los últimos 30 años, pero, que irónicamente la deuda externa se disparó 35,000 millones de dólares y el 80 por ciento de la población cayó en la pobreza en uno de los países más ricos de nuestra América.

Si atendiendo los calificativos de dictador por parte de quienes adversan al presidente Chávez nos hiciéramos algunas interrogantes: ¿Es dictador quien se enfrenta a un proceso democrático supervigilado y observado como lo es un referéndum? ¿Es dictador quien acepta sin mayores complicaciones un resultado adverso a sus aspiraciones? ¿Es dictador quien emprende cambios favoreciendo a los más pobres? Las respuestas las podrían tener los mismos venezolanos a través del voto: “Más que dictador es un estadista”, “Chávez es un dictador, pero por este dictador vamos a votar”

Nueva Guinea RAAS.

edbadu62@yahoo.es