Chantal Pallais
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Precisamente en 2017, Los Pipitos cumplen 30 años de haber nacido. No es algo muy común en Nicaragua que una Asociación de Padres y Madres haya vivido tanto, aun con dificultades. Esto nos indica que la razón de su creación, el apoyo y trabajo con las familias de niños y niñas con discapacidad para lograr el máximo nivel de desarrollo posible y su inclusión social, sigue vigente.

Recuerdo cuando en 1987 se fundó la Asociación, la importancia que tuvo en aquel entonces la movilización para crear una conciencia en la población sobre la importancia de promover los derechos de las personas con discapacidad y el impacto que tuvo que salieran a las calles cienes de niños y niñas con discapacidad que habían estado encerrados en sus casas. Esta visión sobre derechos ha sido compartida y está recogida en las Convenciones Internacionales relacionadas con este tema. Este proceso de creación de conciencia continúa, no es fácil romper la barrera que creamos hacia “lo diferente” como que todos debemos ser igualitos, olvidando la riqueza que hay en la diferencia. Sin embargo, los avances son significativos, ahora nos referimos con respeto a las personas con discapacidad, promovemos su inclusión y a veces logramos mucho más.

En este largo camino, sin embargo, ha habido altos y bajos. Como población, nos regocijamos cuando apareció Teletón, vimos con buenos ojos que se creara una fundación que apoyara a Los Pipitos a recaudar fondos para apoyar el trabajo con niños y niñas, adolescentes y jóvenes y sus familias. Se formó a partir de una alianza entre el Club Activo 20-30 y Los Pipitos con el fin de recaudar fondos para los programas de Los Pipitos.

Con los años, sin embargo, el asunto se fue distorsionando, de repente, escuchamos hablar de los Centros Teletón, percibimos que han creado una confusión en la población sobre qué es Teletón y qué son Los Pipitos. Dicen, por ejemplo, que ellos dieron tantas consultas, que ellos —Teletón— hicieron lo que en realidad hacen Los Pipitos. Y para colmo, de repente quieren proyectar a Los Pipitos como súbditos de ellos, es decir, quieren quitarle su autonomía, su razón de ser, a tal punto que en los últimos años han promovido un modelo de rehabilitación clínico que no se acopla con el movimiento social que había venido fortaleciendo la Asociación. 

¡Cuánta distorsión! En los centros que Teletón apoya se brindan consultas a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes con una mínima participación de sus familias, de manera tal que la familia no se involucra, no tiene las herramientas para aprovechar su vida cotidiana para promover su desarrollo, su inclusión familiar y al final, se queda esperando otra consulta, 15 días después para que le brinden recomendaciones escasas de lo que puede hacer. Esto no es calidad en la atención, pasa por encima de la naturaleza de la asociación y es una visión superada en la actualidad porque ahora se reconoce que la participación de la familia es indispensable en el proceso de inclusión social, sobre todo porque el niño es con la familia con quien comparte más tiempo. En Nicaragua esto ha provocado en las familias una apatía hacia la organización local, hacia su participación real y hacia el proceso que requiere el desarrollo de sus habilidades para lograr crear ambientes que favorezcan el desarrollo de sus hijos e hijas en 
su hogar, con el involucramiento de toda la familia.

En 2016, Los Pipitos finalizó un Plan Estratégico 2016-2020, a partir de un análisis intenso, proponen regresar a sus raíces, retomar la importancia de la participación de la familia, la gestión local, el apoyo de sus “amigos y amigas”, gestionar servicios que brinden respuesta a las necesidades de sus hijos. Para lograrlo cuenta con la gestión de proyectos de organismos internacionales que aún apoyan y la solidaridad del pueblo de Nicaragua que en estos 17 años ha contribuido a su sobrevivencia. No dejemos que Teletón se salga con la suya. Por eso decimos: ¡Justicia para Los Pipitos!

* Psicóloga con Msc. en Educación Especial, amiga y fundadora de Los Pipitos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus