José Márquez Ceas
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La reciente elección a la Presidencia de Francia del nobel político Enmanuel Jean-Michel Fréderic Macron, vino a disipar el temor que muchos franceses tenían frente a un posible triunfo de la ultraderecha política representada por el candidato del Frente Nacional, Marine Le Pen. A la vez, dicha elección subió las acciones de la Unión Europea, la cual ahora espera contar con el decidido apoyo de Macron para fortalecer el proyecto comunitario de la Eurozona —Francia es miembro desde 1957 y adoptó el Euro en 1999— todo ello en el marco de la Declaración de Roma del 25 de marzo de 2017, bajo el lema ¨Europa es nuestro futuro común¨.

Contrario a Le Pen, que indudablemente hubiese impulsado un “Franxit”, que habría significado un paso innegable hacia la disolución de la Unión Europea, Macron declaró durante la campaña presidencial su apoyo al proyecto de la Eurozona que impulsa la Unión Europea, incluyendo las políticas e iniciativas comunitarias. En tal sentido, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, abogó porque Francia se acerque a las autoridades comunitarias, señalando que Francia —el segundo mayor país de la Unión Europea—es esencial para la Unión Europea, así como esta lo es para Francia.

Francia tiene una tasa de crecimiento moderada (1.2%, en 2016), un PIB per cápita de 33,400 euros, una deuda del 96% del PIB, un déficit fiscal del 3.4% del PIB, una tasa de desempleo de 10.1%, una inflación de 1.2% (IPC) 

—en línea como la meta de la Unión Europea—, y una balanza comercial negativa de 2.91% del PIB. Por consiguiente, Macron tendrá que incorporar en su agenda económica una serie de medidas de políticas de ajuste económico, que mejoren la situación económica francesa y la acerquen más a las metas comunitarias.

Las medidas de ajuste económico es probable que encuentren oposición y disgusto por parte de los afectados, pero son totalmente necesarias para el fortalecimiento del país y de la Unión Europea, además de que la etapa inicial de todo Gobierno es considerada siempre como la más indicada para impulsar este tipo de medidas.

* MBA-Economista