Kevin Benavidez
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace un par de décadas, cuando el internet no estaba al alcance de todos y en tantos lugares, la manera de aprender era distinta. En aquellos tiempos era afortunado quien poseía libros o tenía acceso temporal a ellos, ahora, en un mundo tecnológico, muchas personas ni les toman importancia, siempre tienen como opción principal investigar cualquier elemento que necesiten por internet, y esto no es negativo, lo que lo convierte en un problema es el hecho de que la mayoría quiere obtener prácticamente todo resuelto de internet.

Un estudio publicado en Acta Pediátrica de México  sobre los riesgos del uso del internet por niños y adolescentes  afirma que “el internet es una excelente herramienta de comunicación, es un buen lugar para que niños y jóvenes aprendan, investiguen, busquen información o se comuniquen al igual que en el mundo real”. Esto plantea que la web es una vasta fuente de información donde los jóvenes pueden alimentar sus conocimientos y obtener múltiples beneficios, pero en una especie de efecto búmeran, los mismos jóvenes se limitan a obtener todos sus conocimientos de esta sola fuente, lo que crea dependencia.

Y además de dependencia informativa, el uso de internet como única fuente detiene la habilidad  de discriminación de datos. Según Universia El Salvador, en un artículo de 2014, expone la “ventaja de internet es estar conectados y tener la posibilidad de acceder a cualquier tipo de información en pocos segundos. Pero es necesario saber buscar e identificar cuál de esa información proviene de buenas fuentes, porque no toda lo que se encuentra es totalmente verdadero o útil”.

José Fandino, en su investigación Adicción a internet, publicada en Revista Psicología Científica,    detalla que mucho tiempo conectado a la web crea  proscrastinación y descontrol temporal. “No obstante, la facilidad de encontrar información y datos en tiempo es casi real, el uso reiterativo de la web tiene su efecto negativo: el inadecuado control del tiempo que las personas permanecen en internet, lo que puede desarrollar el descuido o la negligencia de las labores escolares”. Por lo que si bien el internet es una gran fuente de información, también lo es de distracción. Muchas veces los jóvenes utilizan la excusa de que van a hacer tareas para tener acceso a internet, jugar o hacer cualquier otra actividad, menos estudiar y realizar sus trabajos.

En la actualidad, los estudiantes, al tener disponible tanta información en internet crean una idea de que pueden encontrar sus deberes ya realizados completamente en la web, perdiendo la práctica del análisis y la interpretación. No quieren procesar lo que encuentran, quieren todo ya realizado, de tan solo copiar y pegar, y muchas veces por esta misma actitud ni leen lo que encuentran y entregan tareas mediocres sin tener la menor idea sobre qué investigaron; lo más triste es que ya son pocos los que deciden buscar su información en revistas, libros, etc.

El conocimiento puede provenir de muchas fuentes, internet no es la única manera de obtener información, los libros son la manera más antigua de adquirirlo, se han utilizados por décadas, y por alguna razón prevalecen. Existen libros de casi todos los temas que se puedan imaginar, y por lo general, la información que ofrecen es muy confiable. También se puede optar por preguntar a personas que tengan mucha experiencia en el tema del que deseamos aprender, son muchas las maneras de estudiar y culturizarse, no se debe enfrascar en obtener únicamente información del internet, pues el conocimiento proviene de diferentes  fuentes, que son más ricas, fiables y  mejores. Así evitaremos convertirnos en analfabetas funcionales.

* Estudiante Tecnología de los Alimentos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus