Migdonio Blandón B.
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dios, omnipotente y creador absoluto de todo lo que existe;  siendo uno y triuno, según el sacrosanto misterio, después de crear el universo entero;  queriendo tener más compañía, quiso crear al ser humano a su imagen y  semejanza, como privilegio exclusivo de todos los seres vivientes;  con tal exclusividad nos dio también a todos el derecho con nuestras actitudes vitales el destino a seguir de aquí al más allá; además capacitó a sus santos profetas para que siguiendo sus mandatos  nos orientasen en la vida.

Pero desde antes de darnos la vida, a cada ser humano, y  al momento de ser engendrado, al  servicio individual  y para el cuido de sus creaturas, Dios pone al servicio de cada uno al ser más valioso y necesario después de Él de toda la  existencia y que es nuestra querida madre; por tal razón el mes de mayo de manera especial  es celebrado en diferentes fechas del mes y países, aunque hay motivo para que el Día de la Madre debería perdurar en sus hijos  toda la vida; y los que no la tenemos recordarla con amor.

En nuestro país, aunque su día especial es el 30 de mayo, puede decirse que su celebración dura todo el mes porque ha sido dedicado nuestra Madre Santísima, la excelsa Madre de nuestro Señor Jesucristo y también de nosotros los pecadores por voluntad de Su Divino Hijo a su querido apóstol Juan al ofrecerse como holocausto para ser crucificado y redimiéndonos enseñarnos el camino de la salvación.  Así por estas por distintas razones la Iglesia denominó a mayo el mes de María y en nuestro caso, a través de ella ofrecer a las madres su último día.

Reciban mi filial saludo en este mes de mayo y siempre, todas las madres nicas y de todo el mundo y que el Señor les dé ahora y siempre múltiples y contagiosas bendiciones.

Mayo, 2017
migdonioblandon@msn.com