Bayardo Altamirano
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La situación del planeta está color de hormiga. No solo por Trump y su política guerrerista, que atiza conflictos por doquier y pone al mundo al filo de una guerra nuclear. Tambien es grave por el avance del cambio del clima.

Algunos datos. El crecimiento del nivel del mar en los últimos 25 años subió un 50%. Los últimos tres años han sido los más calurosos desde que hay registros y en algunas zonas del planeta las temperaturas han alcanzado los niveles más altos de su historia. Sin embargo, los ciudadanos continúamos pensando que las consecuencias más devastadoras del cambio climático se darán en un futuro lejano.

Seis destacados científicos, incluyendo la antes responsable de medio ambiente de la ONU Christiana Figueres y el físico Stefan Rahmstorf, lanzaron una advertencia en ‘Nature’: el mundo tiene tres años para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero o a todos nos llevara Judas.

Afirman que las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida están perdiendo masa muy rápido, el hielo está desapareciendo en el Ártico y los arrecifes de coral “están muriendo del calor”. Ecosistemas enteros están empezando a destruirse. Los impactos del cambio climático, las sequías y el aumento del nivel del mar son inexorables y afectan a los más pobres.

2016 fue el año más cálido que se conoce. Con una temperatura de 1.1ºC por encima de los niveles previos a la Revolución Industrial, un 0.06 más que el récord de 2015. Este calentamiento global se aproxima peligrosamente al límite de los 1.5 grados, señalado en el Acuerdo de París.

Si las emisiones siguen aumentando después del año 2020, o incluso se mantuvieran al mismo nivel, los objetivos establecidos en París serán inalcanzables. Reducir las emisiones a nivel mundial es una tarea dificil, pero necesaria y alcanzable. Arriba de este aumento de temperatura, algunos ecosistemas comenzarían a sufrir cambios nunca vistos durante los últimos 10 mil años.

El “presupuesto de carbono”, marca 150 gigatoneladas, para no superar el límite de 1.5ºC. Las emisiones de carbono se han estabilizado en los últimos años en 41 gigatoneladas. Sin embargo, a pesar de que se rompe con la tendencia de décadas de incrementos, esta cifra significa que hasta en cuatro años se alcanzaría el rango más bajo del presupuesto.

Si la tasa actual de emisiones se conserva, tendríamos que llevarla a cero una vez que finalice el presupuesto. Salto inconveniete. Un descenso más gradual permitiría que la economía mundial se adaptara a tiempo.

No pierdan la esperanza. La buena noticia es que todavía es posible alcanzar los objetivos fijados en París si las emisiones comienzan a disminuir para 2020. Desgraciadamente Trump dispuso retirar a EE. UU. del Acuerdo de París. Ojala algún día los líderes mundiales utilicen la ciencia para guiar la política.