Eddy Zepeda
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De preocupantes o al menos inquietantes pueden catalogarse algunos acontecimientos recientes y otros no tanto, en nuestro país. Proliferan expresiones de surrealismo o nihilismo, bien organizadas, con estrategias de marketing tecnológico incluidas, con gran capacidad financiera, que deben llamar la atención a los especialistas en sociología y neurociencias. Personas y grupos que se autodenominan iluminados, escogidos, llamados por fuerzas sobrenaturales, para salvar al mundo de fatalidades. La moda coyuntural intangible. Filantropía atípica. 

La competencia es fuerte. Algunos son capaces de curar enfermedades que ni la misma ciencia avanzada de países del primer mundo ha podido solucionar. Se anuncian por todos los medios de comunicación, incluyendo las llamadas redes sociales. En cuestión de minutos la nación entera ya sabe de lo que se trata. Avalados incluso por las autoridades.

Para alcanzar un desarrollo humano sostenible y equitativo se considera imprescindible, como primer paso, llenar las necesidades de educación, sanitarias, alimentarias y culturales acordes a los desafíos de los tiempos modernos: Ciencia, tecnología e innovación como indicadores puntales. Los diferentes subsistemas de educación formal (preescolar hasta postgrado/doctorado) y no formal (acumulación de experiencia con evidencia y verificación) han venido siendo parte de las políticas públicas gubernamentales en los últimos años dentro de los planes de gobiernos que se han sucedido en la responsabilidad de la cosa pública. Hasta allí la cosa era lógica.

Sin embargo, diferentes circunstancias han permitido la aparición de ciertos fenómenos sociológicos  que dan en qué pensar. Propios de temas garciamarquesianos.  El fortalecimiento de grupos religiosos de diferentes denominaciones o sectas, la promoción de ofertas mágicas para intentar satisfacer necesidades básicas de los ciudadanos que no tienen capacidad de solventarlas, marginalizados crónicamente. Legiones de profetas, videntes y adivinos que dicen curar con soplos o gritos guturales, y otras tantas fascinaciones que parecían haber sido superadas con la aparición de la informática y su maravilloso poder de proyectarse a futuros imaginarios o retroceder a siglos atrás: Viajes al planeta Marte  y reconstrucción de criaturas o culturas de la era de los dinosaurios, respectivamente. Bastando nada más aplicación de modelos matemáticos en sistemas automatizados y replicando escenarios. Ciencia ficción al alcance de un click.

La presencia en países sobrevivientes (África, Asia y América Latina) de estrategias mediáticas para ocupar las mentes y preocupaciones de sus habitantes debe ser motivo de reflexión compartida de parte de académicos y del ciudadano con mediano promedio de instrucción. La experiencia de la cuestión política nos ha enseñado que siempre han existido grupos que la utilizan como medio para llegar a un fin, y sus características de lucro son evidentes. El grado de contaminación y toxicidad de dichos métodos es también evidente. Existe ya ese precedente. Las ideas mágicas que pretenden explicar los fenómenos que no pueden ser demostrables experimentalmente, ni aun con el avance de la informática (Ciencia y Tecnología), viene a ser una herramienta de utilización productiva por quienes se especializan en producir utilidades obscenas, con costos cómodos. Casi nulos.

Han llegado a conocer bastante de las vulnerabilidades del sentimiento y pensamiento del individuo logrando manipularlo, al extremo de crear dependencia, siguiendo la estrategia del Reflejo Condicionado de Pavlov, que explica que con solo sonar la campana se genera la  atracción y consecuente búsqueda del origen del estímulo, atrapando a quien se pretende. El Proyecto Brain (Cerebro) del sistema de inteligencia norteamericano ya lo ha venido ensayando hace décadas. Quizás eso explique el sometimiento y dependencia ciega de gobiernos y ciudadanos del mundo (no todos) hacia el origen del estímulo. Del paraíso y sus deleites en la Tierra, ubicado al norte de nuestro continente.

Urgente contribuir con el desarrollo del pensamiento objetivo y lógico que realmente lleve a la independencia del individuo. Hombre y mujer. Las variantes también son partes importantes. Este último tema amerita igual atención, seria y objetiva, que lo mencionado en esta reflexión en voz alta.

Salud para Todos.

*Medico.