Juan Manuel Sánchez Ramírez
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Recientemente compartí en mi página de Facebook una infografía con datos sobre el desempleo según estadísticas oficiales. La mayoría se mostró incrédula al leer que es solo un 4.6%. Esta reacción es coherente con el hecho de que un 65% de los nicaragüenses considera que el desempleo es el principal problema del país, según datos de CID Gallup (Ene-2017), y que según datos de M&R Consultores (Jul-2017) apenas un 5.4 por ciento de los encuestados afirmó que sus ingresos económicos les “permiten vivir cómodamente”. 

En los últimos años se ha puesto de moda nuevamente la importancia de la educación, que para mí ha sido muy bien planteada por el señor Esteban Bullrich, Ministro de Educación y Deportes de la República de Argentina cuando expresa que “la educación es ganancia y la ignorancia es perdida, desde el punto de vista empresarial. La educación es progreso y la ignorancia es pobreza, desde la mirada social. La educación es empleo y la ignorancia es desempleo, si lo vemos desde la óptica laboral”. 

Ese nivel de comprensión sobre el rol de la educación es lo que ha incidido para que países como Argentina, Chile, Cuba, Panamá y Ecuador sean los primeros 5 países de América Latina y el Caribe en cuanto mejorar la relación educación vs crecimiento económico, según el Índice de Capital Humano 2016 emitido por el Foro Económico Mundial (WEF, siglas en inglés). 

Este índice adopta un enfoque del ciclo de vida del capital humano, evaluando los niveles de educación, de destrezas y de empleo disponibles para las personas en cinco grupos de edad distintos, desde los menores de 15 años hasta los mayores de 65 años. El objetivo es evaluar el resultado de las inversiones pasadas y presentes en capital humano y ofrecer una visión de cómo será la base de talento humano de un país en el futuro. 

Veamos un poco qué pasa con Nicaragua. De acuerdo con este reporte, Nicaragua obtiene un puntaje global de 60.60, que lo ubica en la posición 95 del total de los 130 países que se incorporan en el ranking, y en la posición 23 de los 24 países latinoamericanos y caribeños, solo por encima de Haití, y muy cerca de países como Guatemala, Honduras y Venezuela. 

El reporte analiza indicadores por diferentes grupos de edad. Nicaragua desciende a la posición 106, en el rango 0 a 14 años, donde se destacan como positivas la tasa de matrícula y la inexistencia de brechas de género en la educación secundaria, y un pobre desempeño en cuanto a la tasa de culminación de la educación básica, la tasa de matrícula secundaria y la calidad de la educación primaria. 

En el rango de 15-24 años, Nicaragua desciende a la posición 110 de 130, principalmente por su baja tasa de matrícula terciaria (17.20%) y la pobre tasa de matrícula en educación técnica (4.59%), y la baja relación calidad de la educación/necesidad de la economía (2.31 de 7).  En el rango de los 25 a los 54 años, Nicaragua ocupa la posición 93, influenciada por un pobre desarrollo del talento relevante para que la fuerza laboral participe de las oportunidades de la economía.  

Nos ubicamos en la posición 98 cuando se trata del nivel de inversión por parte de las empresas en la formación y desarrollo de los empleados; en la posición 121 en la participación de personas con un empleo medianamente-calificado, y en la posición 119 cuando se trata sobre ¿qué tan fácil es para las empresas encontrar empleados con las habilidades necesarias? 

En los últimos rangos de 55-64 años y de 65 a más, Nicaragua se ubica en la posición 69 y 64, respectivamente, por la influencia de indicadores como la tasa de culminación de la educación terciaria, la tasa de desempleo, y el nivel de esperanza de vida. 

Se hace necesario que las empresas continúen replanteando su rol como consumidores de capital humano “listo para utilizar”. Las empresas deben comenzar a definir sus puestos de trabajo como un grupo de competencias y trabajar estrechamente con los sistemas educativos para apoyar el desarrollo de habilidades de empleabilidad general y especializada. El puente para el progreso es la educación. 

* Abogado, Especialista en Políticas 

Públicas para el Desarrollo. 

Blog: www.juansanchezmga.wordpress.com, Facebook @juanmanuelmga