Esteban Solís R.
  •   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

China Popular está en pleno expansionismo político, económico y militar, de eso no hay dudas. Hace pocos días durante las celebraciones del 90 aniversario del Ejército Popular de Liberación (EPL), la dirigencia del Partico Comunista Chino (PCCH) mostró al mundo una nueva faceta de su poder que está enfocada hacia la defensa de “las aguas abiertas” según lo mostrado en su primer libro blanco sobre estrategia militar. Este nuevo modelo de ensanchamiento parece estar cerrando un círculo que dentro de pocos años se establecerá como el nuevo imperio chino de la era moderna.  Esta visión parece también encuadrar con los amplios poderes otorgados  al presidente Xi Jinping, coloquialmente llamado el “Tío o Papi Xi” que desde la época de Mao Zedong  y Den Xiaoping  nadie había enseñado: secretario General del Partido, presidente de la Comisión Militar Central y jefe de Estado y como si esto fuera poco, también comandante del Ejército, además de una serie de comisiones vinculadas a la seguridad y la cibernética. Pero eso no es todo. 
En octubre de 2016, el Sexto Pleno del Comité Central, que es la reunión anual de los principales dirigentes del PCCH,  le concedieron el título de “Centro” o “Núcleo” del partido, que tiene un notable significado político y que antes solamente habían ostentado Mao y Den, con lo que refuerza su control casi absoluto dentro de las estructuras de poder de la formación con 89 millones de afiliados, la más grande del planeta.

Durante la conmemoración del nonagésimo aniversario del EPL Xi hizo una advertencia a la República de China (Taiwán) y Hong Kong: “China ama la paz, pero no dejaremos que ningún grupo de personas, organización o partido político divida ninguna parte del territorio chino”. La referencia apunta con precisión al Gobierno de Taiwán que preside la mandataria Tsai Ing-wen y el Partido Progresista Democrático (PPD) que la llevó al poder y cuya orientación es de corte independentista. En 2014 en Hong Kong, miles de jóvenes se atrincheraron en el centro de esta región administrativa especial de la China Popular para exigir sufragio universal y justicia social. Estas protestas bautizadas por la prensa internacional como “la revolución de los paraguas” puso en alerta a las autoridades chinas mientras que el ascenso al poder del PPD en Taiwán llevó preocupaciones a Pekín, incluso, en diciembre de 2016, en esa fecha el presidente electo de los EE. UU. Donald Trump, hacía arder las relaciones diplomáticas al comentar que su país no tenía que mantener necesariamente la política que reconoce a Taiwán como parte de una sola China. “Trump está jugando con fuego con su juego taiwanés” titulaba el China Daily, principal periódico en inglés y otro título más agresivo provino del Diario del Pueblo tras calificar la estrategia del presidente estadounidense de “egoísta”  y  “despreciable”.

El XIX Congreso del PCCH que podría celebrarse a finales de septiembre o principios de octubre tendrá en la figura del presidente Xi a un personaje sumamente poderoso que monopolizará la atención mundial, pues en ese cónclave, a puertas cerradas para las discusiones claves, saldrá el sucesor del presidente, el próximo quinquenio. También habrá movimientos estratégicos en la cúpula del Comité Permanente, de 7 miembros, máxima instancia de decisión del partido. Solamente conservarán sus puestos el propio Xi y su primer ministro, Li Kequiang, los cinco restantes pasan a jubilarse tras haber cumplido los 68 años, la edad en la que deben jubilarse en esa estructura. Luego habrá movimientos en el Buró Político y el Comité Central, segunda y tercera en el escalafón de mando del partido. Xi llega investido de poderes a ese congreso en el que presumirá de músculo político para advertir nuevamente que no permitirá voces altisonantes  que erosionen el término político de “Una sola China, dos interpretaciones” para el caso de Taiwán y “Un país, dos sistemas” para Hong Kong.  La presidenta Tsai ha dicho que  Pekín ha retomado  el viejo sendero del conflicto, sin embargo, Taipéi trabajará para  fortalecer los lazos estables y pacíficos sin ceder a las presiones de China.

estesor59@yahoo.com