Bayardo Altamirano
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si no se ha dado cuenta, despierte. No podemos estar tranquilos. Vivimos ante amenazas cada día más graves, Los pronósticos no dan base para la esperanza. Los fenómenos naturales que han sacudido el planeta aún no cierran el ciclo. Se esperan nuevas y quizá peores debacles.

Los astrónomos registraron la llamarada solar más potente de los últimos 12 años que fue seguida por otras dos, lo que a su vez desencadenó una potente tormenta magnética 10 veces mayor de lo previsto, fenómeno que según los científicos está ‘quemando’ el campo magnético terrestre.

México fue golpeado por un terremoto de magnitud 8.2, el más fuerte que se conoce en ese país desde 1985. Decenas de personas resultaron muertas en Chiapas y Oaxaca. El movimiento telúrico llevó a declarar alerta de tsunami en una inmensa región: desde las costas mexicanas hasta las Islas Galápagos en Ecuador, pasando por Centroamérica y Colombia. Desde hace una semana, tres potentes huracanes denominados Irma, José y Katia sientan sus reales por el Caribe. Y se pronostica que el fin de semana los dos últimos incrementarán su fuerza para llegar junto con el demoledor Irma a territorio continental y así crear una portentosa “amenaza triple tropical” escribe el Washington Post.

Hoy sábado, José podría pasar por encima de las Antillas Menores que ya sufrieron un daño enorme al paso de Irma. Mientras, es posible que Katia llegue a las costas del Golfo de México esta noche. Se trata de la primera vez que tres huracanes surgidos en el Atlántico tienen el potencial de tocar tierra al mismo tiempo.

A su paso por Barbuda, Irma, ciclón de categoría 5, la máxima y más peligrosa, destruyó 90% de las estructuras, para enseguida después dejar en Puerto Rico a unas 600 mil personas sin electricidad y sin agua potable. En el área del Caribe, y según cifras provisionales, dejó un saldo de más de 10  muertos, así como daños materiales “catastróficos” en las islas Vírgenes. Asimismo, arrasó la isla de Saint Martin y la República Dominicana.

Según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, los vientos del huracán José alcanzaron una velocidad de 240 kilómetros por hora, cifra que lo clasifica en la categoría 4. Mientras, Katia se ha intensificado hasta llegar a la categoría 2.

De manera que hay que estar ojo al cristo, y con el credo en la boca. Lo único bueno es que su santidad Francisco nos vino a hacer compañía.