Gustavo Medina Narbona
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Qué es la seguridad y por qué es tan importante en el mundo actual?

Prácticamente la seguridad es tranquilidad y se ha convertido en un activo de las naciones a raíz del auge de la violencia, el terrorismo y la delincuencia, que se empezaron a evidenciar y considerar más a detalle tras el 9-11.

Como país gozamos de un estatus de seguridad bastante privilegiado considerando que América Latina ostenta ser la región más violenta del mundo al día de hoy. Ser el país más seguro de Centroamérica mejora considerablemente las inversiones y el nivel de vida de los nicaragüenses, disminuyendo los gastos en inseguridad.

Este valioso estatus de seguridad descansa en dos grandes patrones:

Una sociedad que históricamente ha mantenido principios y valores, que aunque tienden a degradarse con el paso del tiempo, aún son la base de una sociedad que no ve con buenos ojos ni tolera la inseguridad.

Por otro lado un órgano policial con un robusto modelo social que ha demostrado sin lugar a dudas ser el mejor de Centroamérica.

Lamentablemente las estadísticas nos inclinan a ver que la actividad delictiva y la degradación de la seguridad va en aumento en la región y el país, en mayor medida por factores externos como el tráfico de la droga ocupando al país geográficamente como corredor, el efecto dispersivo provocado por el éxodo de pandilleros de maras extranjeras que se afincan en el país como refugio, así también de excombatientes de conflictos armados en el exterior que ante la desocupación por los tratados de paz ven en su experiencia y conocimiento un modo de ganarse la vida.

La recomendación ante esta realidad es luchar como ciudadanos por preservar, promover y fortalecer nuestro estatus de seguridad como lo hemos venido haciendo. Esto a través de la implementación de las mejores prácticas de seguridad, ya que la peligrosa amenaza externa ve en nuestra situación y modelos frágiles una oportunidad de perjudicarnos.

La seguridad privada jugará cada vez un rol principal, pues al igual que ha sucedido estadísticamente en el resto del mundo, nuestra Policía Nacional seguirá siendo rebasada en número por la seguridad privada. Las empresas de seguridad mediana y pequeña juegan un rol primordial en este escenario, ya que son las que por cobertura de nicho dan los servicios más personalizados y esmerados hacia sus clientes.

De igual forma la seguridad colectiva es el componente más importante de todos, es decir cómo reaccionamos como sociedad ante esta tendencia. Debemos mantener ese rechazo colectivo hacia las acciones negativas externas e internas contra nuestro estatus de seguridad. La familia y la Iglesia son vitales en este componente.

Al día de hoy somos el país más seguro de Centroamérica y vivimos en paz, el futuro de la seguridad en Nicaragua está en nuestras manos, luchemos porque siempre sea así, fortaleciendo los patrones que nos han llevado a ese meritorio lugar. La seguridad es un activo nacional a proteger tan valiosa como nuestras fuentes de agua y recursos naturales. Debemos darnos cuenta antes que sea demasiado tarde.

*Especialista en Seguridad, Gerente Comercial Silver Cops Security S.A.