Galo Muñoz Arce
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente Lenín Moreno encargó la Vicepresidencia de la República a María Alejandra Vicuña, actual ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda, para suplir la ausencia de Jorge Glas, sospechoso de corrupción y en prisión preventiva desde el pasado lunes.

El anuncio fue hecho por el secretario general de la Presidencia, Eduardo Mangas, de origen nicaragüense, quien aseguró que era “una decisión del presidente de la República”.

La asistencia penal internacional que Estados Unidos envió a Ecuador sobre el caso Odebrecht revela transferencias millonarias que esta empresa realizó en el país. Esta información es parte de las evidencias que la Fiscalía General del Estado utiliza en el proceso por asociación ilícita, en el que se investiga al vicepresidente Jorge Glas, a su tío Ricardo Rivera y a otras 16 personas.

La Fiscalía pidió su detención bajo el argumento de que  hay nuevos elementos de convivencia que vinculan a Glas con la trama de corrupción de Odebrecht. Moreno designó a Vicuña en virtud de que el Art. 150 de  la Constitución faculta al mandatario designar al reemplazo del  Vicepresidente, en caso de ausencia temporal de este.

En el decreto le encarga a la Vicepresidenta en funciones, “realizar seguimiento al proceso de consulta popular y referéndum, iniciado con el pedido del control constitucional solicitado por el presidente de la Corte Constitucional de Justicia.

Vicuña es la actual ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda. Pero en su historia hay antecedentes de una militancia agresiva e incondicional en el correísmo más radical y ultra. 

En el 2015, por ejemplo, protagonizó un episodio aborrecible: publicó en redes sociales una grabación obtenida ilegalmente de una conversación privada en la que participaba la activista política Martha Roldós, (hija del extinto presidente Jaime Roldós). Vicuña cometió un delito por el que nunca fue procesada y los derechos de Roldós fueron vulnerados impunemente. 

Según el testimonio de Martha Roldós sobre ese episodio. Este es su relato:

“Todo esto pasó en el marco de una marcha indígena que hubo en el 2015. La marcha venía del sur y se dirigía a Quito. Un grupo de Guayaquil decidimos llevar víveres a los indígenas y encontrarlos en el camino. Yo iba en el grupo del magisterio donde había gente de la Unión Nacional de Educadores. 

“Luego de algunos días apareció una grabación de esta conversación. María Alejandra Vicuna dijo que se la había entregado una asesora mía. A partir de una frase mía en la que yo decía que estaba cansada y que quería irme a la playa, y en la que me refería de una manera inadecuada sobre una persona a la que no nombré, ella quiso montar un operativo de persecución.

“Yo dije algo inadecuado pero en el marco de una conversación íntima que, por cierto, no estaba dispuesta a que sea transmitida al público. Vicuña mostró esa grabación y pretendió que el Fiscal me procese por un supuesto delito que ahora no recuerdo si era traición a la patria o intento de desestabilización. 

Esta señora no tuvo ni vergüenza ni empacho en mostrar una grabación que constituía un acto de espionaje, pero además pretendía que me sigan un proceso judicial por una frase que, si bien pudo haber sido inadecuada por esa costumbre que se tiene de usar el “hdp”, no tenía nada de ilegal. 

 “Ella es una persona que tiene un perfil estalinista, con un afán de persecución, de criminalización de la protesta, Lo más grave no solo es que fue un acto de espionaje sino a dónde pretendía Vicuña llegar con esta grabación”. 

Ella lo que hizo fue una campaña de persecución que no tuvo eco, porque hubo rechazo de una sociedad harta de la persecución. Lo que se reveló es que ella quería que la figura del presidente de la República (Correa) fuera intocable. Tuve la suerte porque cuando ella intentó hacer eso conmigo, su pretensión fue demolida con humor y burla de la sociedad.

No sé cuál es la intención de poner a una persona como ella en ese cargo, pero no creo que sea lo mejor para el país”.

* El autor es periodista ecuatoriano.