Gustavo-Adolfo Vargas *
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 10 de octubre de 1911, se dio la derrota de la dinastía Qing; por eso los taiwaneses festejan los 106 de fundación de la República de China en esta fecha. La monarquía china llevaba establecida al menos cuatro mil años antes que la Revolución la reemplazara por una república con ideales democráticos.

La isla de Taiwán originalmente fue poblada por pueblos de origen malayo-polinesio, fue avistada en el siglo XVI por los portugueses, quienes le dieron el nombre de Formosa (isla Hermosa). Su extensión territorial es de unos 36,000 km2, se encuentra frente a las costas de la provincia china de Fujian, separada por el estrecho de Taiwán.

Desde 1945, ha estado bajo el régimen político de la República de China, hasta finales de la guerra civil, entre el Kuomintang y el Partido Comunista chino, cuando este último se hizo con el poder en el continente.

Como miembro fundador de las Naciones Unidas, siguió representando a China hasta 1971, cuando la República Popular China asumió el puesto de China, haciendo que la República de China pierda su condición de miembro de la ONU.

Desde entonces, el régimen chino se mantiene en la isla de Taiwán, que es parte de su territorio, dando lugar a una compleja situación jurídica y diplomática, aunque en la práctica es un Estado independiente. Taiwán es el Estado más poblado y el más grande en economía que no es miembro de las Naciones Unidas.

Iniciando los años 60, Taiwán entró en un período de rápido crecimiento económico e industrialización, creando una economía industrial estable. En los años 80 y comienzos de los 90, pasó de ser una dictadura militar unipartidista dominada por el Kuomintang, a una democracia multipartidista con un sistema semipresidencial.

La economía de Taiwán es la 22ª economía y la más grande del mundo, posee una industria de alta tecnología que desempeña un papel clave en la economía mundial. Está altamente clasificado en términos de desarrollo humano, educación pública, libertad de prensa, libertad económica y salud.

El país cuenta con una mano de obra altamente calificada y se encuentra entre los países con más educación del mundo, llegando a uno de los porcentajes más altos de sus ciudadanos con un título de educación terciaria.  
Hoy 20 países los reconocen como el único representante legal de China, pero muchos otros Estados mantienen vínculos no oficiales a través de oficinas de representación e instituciones que funcionan como embajadas.

Aunque Taiwán es totalmente autónomo, la mayoría de las organizaciones internacionales en las que participa la República Popular China se han negado a conceder la afiliación a Taiwán o le permiten participar solo como actor no estatal.

La República Popular China ha amenazado con usar la fuerza militar en respuesta a cualquier declaración formal de independencia por parte de Taiwán, o si los líderes de la República Popular China deciden que la unificación pacífica ya no es posible.

Ha tenido una rápida industrialización y un alto crecimiento durante la segunda mitad del siglo XX, por lo que han sido llamados el “Milagro de Taiwán”. Es uno de los “Cuatro Tigres Asiáticos” junto a Hong Kong, Corea del Sur y Singapur.

 En 1962, tenía un producto nacional bruto (nominal) per cápita de 170 dólares, situando su economía en un nivel similar al de la República Democrática del Congo. Sobre la base de la paridad del poder adquisitivo (PPA), su PIB per cápita a principios de los años sesenta era de 1,353 dólares (precios de 1990).

Hoy en día, Taiwán tiene una economía dinámica, capitalista, impulsada por las exportaciones, con una disminución progresiva de la participación estatal en la inversión y el comercio exterior.

El crecimiento real del PIB  ha promediado alrededor del 8% durante las últimas tres décadas. Las exportaciones han proporcionado el impulso principal para la industrialización. El superávit comercial es sustancial y las reservas externas son la quinta más grande del mundo.

A diferencia de sus vecinos, Corea del Sur y Japón, la economía taiwanesa está dominada por pequeñas y medianas empresas, en lugar de los grandes grupos empresariales; tiene su propia moneda, el nuevo dólar de Taiwán.
La relación con la República Popular China y las cuestiones relacionadas con la independencia y la reunificación china siguen dominando su política.

* Diplomático, Jurista y Politólogo.