•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todos los analistas de mercado, políticos o de temas sociales en el mundo, así como los estrategas de mercadeo o de estrategias políticas que se precien de ser responsables y serios en su trabajo, utilizan las encuestas como un instrumento importante y a veces decisivo. No son infalibles ni exactas; pero dan una aproximación a la realidad, si son hechas por empresas serias.

En Nicaragua un sector opositor rechaza las encuestas simplemente porque no les favorecen, a pesar de que son hechas por tres empresas (Borge y Asociados, Cid-Gallup y M&R Consultores) que desde hace años coinciden en sus resultados y estos se repiten constantemente, lo cual da una fotografía muy aproximada de la realidad. La negativa de ver la realidad contribuye a la mala estrategia (si es que existe alguna) de la oposición. Como yo sí reconozco la utilidad de las encuestas voy a referirme a cómo —según la última encuesta de M&R Consultores— la oposición se aleja de lo que la mayoría del pueblo siente y quiere.

Como he dicho, los dirigentes opositores son mayores de 50 años, ilustrados y de nivel económico alto, y su mayor clientela política está en un pequeño grupo social con sus mismas características, los mismos pocos que se informan por ciertos medios de comunicación que los confunden, haciéndoles creer que la gran mayoría del pueblo siente y piensa igual a ellos.

La mayoría de dirigentes y analistas opositores han estado impulsando o celebrando el proyecto de la Nica Act, pero el 77.6% de los nicaragüenses está en contra, el 14.9% se declara indiferente y solo el 7.4% está de acuerdo. Ahora pregunto: ¿la oposición quiere conformarse con obtener las simpatías solo de alrededor de ese 7.4% que ya tiene a su favor, o al resto de ciudadanos?  Porque el 76.8% se declara en desacuerdo con los nicaragüenses que desde Nicaragua impulsan o apoyan la Nica Act. El nicaragüense por naturaleza, por atavismo histórico, rechaza la intervención de extranjeros en nuestra política y estos resultados lo confirman.

Sectores opositores se niegan a verlo y se alejan del sentimiento popular. Contrario al discurso opositor de que la Nica Act es para corregir la institucionalidad, el sistema democrático y el sistema electoral, el 82.3% considera que la Nica Act perjudica la democracia nicaragüense y el 89.9% estima que perjudica a todos los nicaragüenses, no solo al gobierno. El 67.6% piensa que la Nica Act fue concebida por mentes insensibles que no reconocen el derecho de los nicaragüenses a vivir sin conflictos. Solo al 1.4% les da alegría. (Personalmente creo que perjudicaría al país y beneficiaría políticamente al gobierno).

He expresado muchas veces mi opinión de que el gobierno es autoritario, se cometen abusos y arbitrariedades, y que nuestras últimas elecciones observadas por la OEA y la Unión Europea fueron debidamente cuestionadas por estos organismos. Pero es exagerado el discurso opositor de comparar a Nicaragua, por ejemplo, con la dictadura de Venezuela. Creo que exagerar es contraproducente para la oposición, pues se aleja de la opinión popular: el 94.5% de los consultados dice no conocer que alguna persona en el país haya sido perseguida por participar en política; solo el 5.5% dijo que sí.

El 96.3% no conoce que se haya cerrado algún medio de comunicación por oponerse o criticar al gobierno. Personalmente considero que sí se han dado casos de represión directa o indirecta, pero no como una práctica general o habitual, y aunque eso no lo justifica, tampoco justifica afirmaciones exageradas sobre persecución política o falta de libertad de prensa que el pueblo no las ve. Finalmente, los ataques de sectores opositores a la Misión Electoral de la OEA comparémoslo con la opinión del 84.2% que considera que va a traer muchos beneficios. Como se ve, sectores opositores se alejan de la opinión mayoritaria. Si no cambian esa “estrategia” solo obtendrán votos de personas mayores, ilustradas y de altos ingresos, principalmente. Esos sectores seguirán siendo una pequeña minoría confirmada por la OEA, y por eso la rechazan, lo cual se ve como una táctica de perdedores.
 
* Abogado, periodista y escritor

www.adolfomirandasaenz.blogspot.com