•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Xi Jimping, es el hombre más poderoso en China. Su nombre y su filosofía están inscritos en la Constitución del Partido Comunista, al mismo nivel que Mao Zedong (fallecido en 1976). Es secretario general del partido, presidente de la Comisión Central Militar y jefe de Estado de China. Encabezó la clausura del XIX Congreso del Partido Comunista en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín.

El documento denominado “Pensamiento de Xi Jimping sobre el Socialismo con Características Chinas para una Nueva Era” será objeto de estudio en las escuelas y formará parte de las “guías de acción” que debe seguir todo buen comunista chino. En el documento está simplificado el colosal sueño chino de modernizar la nación, dando un giro como líder mundial en los terrenos: económico, político y militar.

Anteriormente solo dos grandes líderes de la República Popular de China, Mao Zedong y Deng Xiaopind (fallecido en 1997), habían recibido el honor de figurar en el documento. Pero solo Mao lo disfrutó en vida y observó el reconocimiento a su filosofía como “pensamiento”, mientras las ideas de Deng fueron catalogadas como “teoría”. Ahora Xi es quien lo ha igualado, dejando muy atrás a sus dos predecesores Jiang Zemin y Hu Jintao (vivos).

Para los 2,300 delegados chinos, nombrar un nuevo Comité Central para el partido, es más importante que el propio Estado; también, aprobar los trabajos de la Comisión Central para la Inspección de la Disciplina, el órgano encargado de la lucha contra la corrupción. Xi ha logrado incluir en el documento base del partido su campaña contra la corrupción y su Nueva Ruta de la Seda, el plan de conexión de China con Europa y África a través de redes de infraestructuras.

Zhang Lifan (historiador y analista político chino), considera: “Hoy se ha anunciado el comienzo de la era de XI”. “Es la única persona, además de Mao, que ha logrado introducir su filosofía en los estatutos del partido en vida”.

Los analistas aseguran que, con todo su poder consolidado, definitivamente el jefe de Estado a pesar que tiene 64 años, seguirá al frente del país más allá de 2022, cuando según las normas tácita o explícita del régimen debería retirarse por su edad.

Una vez equiparado a Mao, es irrelevante el hecho de que conserve sus títulos. No importa quién sea que ocupe el puesto, él siempre será con el estatus de gran emperador moderno quien tendrá la última palabra. Ya ocurrió con Deng, el gran poder en la sombra hasta su muerte, aunque su único título oficial para entonces fuera el de presidente honorario de la Federación china de Bridge.

Willy Lam (de la Universidad China de Hong Kong), apunta: “Va a ser el nuevo Gran Timonel, el gran arquitecto que llevará a China a ser una fuerte potencia socialista para 2050, o antes. Para entonces, China también será una superpotencia capaz de desafiar a Estados Unidos”.

En esta sesión designó a los nuevos miembros del Comité Central del Partido, el tercer nivel de la jerarquía comunista. 376 personas (204 fijos y 176 suplentes) nombrarán de entre sus filas a los 25 miembros del Politburó (el segundo nivel) y a los del Comité Permanente (el máximo órgano de dirección) compuesto por un número que suele oscilar entre 5 y los 9.

Xi Jimping (de 64 años) y el primer ministro Li Keqiang (62), son dos de los siete dirigentes que integraban el Comité Permanente durante el último lustro y que aún conservan sus posiciones. Sin embargo, entre los recién designados no parece haber un sucesor del actual mandatario y por esa omisión es motivo de especulación sobre posibles planes de afianzar su control sobre la política china en los próximos cinco años y posiblemente más allá.

Durante las últimas décadas, los líderes chinos han nombrado a uno o varios posibles herederos como miembros del Comité Permanente al inicio de su último periodo en el poder, marcando así una clara línea de sucesión. De los nuevos miembros del Comité Permanente del Partido Comunista, por su edad, ninguno permanecerá en el Comité después de 2022, cuando se celebre el próximo congreso del partido, por lo que no pueden suceder a Xi.

Esa renovación de Comité Permanente no incluye ningún dirigente de la “Sexta Generación” que se perfile como su heredero; confirmando su poder absoluto. El presidente de China, Xi Jimping, cierra puerta a una posible sucesión en la cúpula del régimen.

* Diplomático, jurista y politólogo.