Cefas Asensio Flórez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 9 de junio del 2016 se dio por constituida la Red Nicaragüense para la Educación Técnica (Renet), aún sin nombre, ya que este nombre resultara del intercambio y consultas posteriores entre sus miembros. ¿Cuál es la importancia de una red de este tipo, en donde la educación técnica no parece despertar todavía el interés que se merece por parte de los tomadores de decisiones para el desarrollo del país?

La Renet ha definido en su plan estratégico como su misión la de “promover la mejora continua de la Educación Técnica y Formación Profesional ajustada al entorno laboral” y se propone como visión “ser reconocida como una Red de referencia nacional que coordina, aporta e incide en el fortalecimiento del rol de la Educación Técnica y Formación Profesional en el desarrollo del país”. Misión y visión ambiciosas; pero al parecer posibles y, sobre todo, necesarias.

En este sentido, la promoción de alianzas, de análisis, coordinación, intercambio de experiencias entre sus miembros y con otros actores, son hasta ahora formas concretas que se vienen dando en la Renet para ojalá, desde la realidad activa y propositiva de sus actores, se mejore la educación técnica y la formación profesional en el país. Esto resulta esperanzador, porque todos sus actores son directivos y especialistas de instituciones de educación técnica o ligadas a ella mediante proyectos, acciones, investigaciones y propuestas que surgen de una realidad dinámica y enriquecida por el intercambio y la acción conjunta.

Estamos hablando de organizaciones muy cercanas a la población económicamente activa, particularmente con la juventud que se encuentra dentro y fuera del sistema educativo; y, por ende, conocen y valoran el tesoro que encierra el bono demográfico (crecimiento sostenido especialmente de la población joven durante las próximas dos décadas) e invertir en su educación eficaz para impulsar con creatividad y compromiso la economía, el empleo de calidad, el uso inteligente y responsable de la tecnología, y la creación de ambientes laborales comprometidos con las habilidades para la vida y el trabajo, entre otros.

A un año y medio de su fundación, la Red Nicaragüense para la Educación Técnica (Renet) viene creciendo y fortaleciéndose en su misión y visión, contando a la fecha con 15 centros de educación técnica o instituciones con este tipo de centros privados; 3 universidades; 15 empresas o gremios empresariales; 9 organizaciones de sociedad civil; y la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).

En este contexto los miembros de la Renet han conocido las experiencias de Honduras y El Salvador, así como iniciativas del sector público y privado nicaragüense para impulsar la educación técnica. También los procesos y métodos de trabajo de la experiencia chilena para certificar competencias laborales. Asimismo, a lo interno de la Renet se han compartido experiencias y reflexiones sobre el desarrollo de las habilidades para la vida y el trabajo en estrategias de formación, capacitación y en los propios ambientes laborales. 

Tales experiencias de hecho constituyen un valor agregado invaluable para el futuro de la educación técnica y el desarrollo profesional del país, puesto que organizaciones y profesionales de distintos campos vinculados, comparten visiones y, sobre todo, construyen alianzas armonizando distintos campos del sector privado vinculados con la educación. Un valor agregado del cual se podrán enriquecer y complementar esfuerzos públicos y de otros sectores relacionados con este tema crucial para el país.

Evidentemente, no todo es color de rosa y la Renet reconoce los desafíos de nuestra realidad nacional e internacional, así como los propios desafíos como organización. Estando como prioridad, la necesidad de mejorar las capacidades o competencias cognoscitivas y técnicas de la fuerza laboral en todos los sectores; así como las actitudinales mediante el dominio y aplicación pertinente de habilidades para la vida y el trabajo. 

Es pues la viabilidad real que se observa en la Renet, de un decidido acercamiento de la actual oferta de educación técnica y capacitaciones profesionales, con la demanda y tendencias empresariales, lo que hace pensar que se trata de caminos, métodos y planes de acción realistas y promisorios.

Sin duda el consenso que ha ido construyendo y fortaleciendo la Renet, y los resultados concretos que se proponen de mejores formas de hacer educación técnica y desarrollo profesional, están destinados a ir generando mayor confianza a los inversionistas nacionales y extranjeros en el desarrollo empresarial, productivo y de servicios en el país; y sin duda contribuirá significativamente a devolver significado al aporte de la educación para el desarrollo humano y sostenible en el país. Ojalá que todos veamos en esta iniciativa una oportunidad que nos beneficiará a todos, y sepamos dejarla crecer y complementar sus esfuerzos.

Miembro de Eduquemos y la Renet.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus