Augusto Zamora R.*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Viajó desde Alemania a España para matarla. Luego se suicidó. Al futbolista Robinho lo condenaron en Italia a nueve años de cárcel por violación. En Brasil no pasó nada.

Brasil y Alemania son países desiguales en educación e ingresos, salud. No obstante, en 2016, 331 mujeres fueron asesinadas en Alemania por sus parejas.

Los países escandinavos –Suecia, Finlandia, Dinamarca- tienen los mayores niveles de igualdad de género y educación sexual del mundo. Sin embargo, estudios de la Unión Europea revelaron una paradoja: estos países tenían los mayores niveles de violencia de género de Europa. Sobre un promedio del 22%, Dinamarca resultó el país más violento (32%), seguido de Finlandia (30%) y Suecia (28%).

Solía creerse que la educación, por sí misma, iría reduciendo esa conducta infame. No es así. La educación, indudablemente, contribuye, pero los hechos indican que no basta.

Erradicar la violencia machista se está revelando más difícil de lo que podría parecer, pero esa realidad obliga, no a renunciar, sino a multiplicar los esfuerzos, sin desaliento.

Pese a la paradoja nórdica, la educación sigue siendo el camino principal. Educación que debe incluir inculcar en las mujeres su derecho a no aceptar maltrato alguno.

También un papel insoslayable del Estado, de establecer estructuras de apoyo, leyes rigurosas y, no menos importante, empoderar laboralmente a las mujeres.

Educación que debe incluir la relación entre alcohol y drogas con violencia de género. Los escandinavos son países alcoholizados. La ecuación parece clara.

az.sinveniracuento@gmail.com
 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus