•  |
  •  |
  • END

Recientemente la Fundación Konrad Adenauer publicó Manual de Periodismo (2008), con el fin de que los estudiantes de periodismo, esencialmente, conozcan las técnicas y herramientas del “oficio”. Podríamos decir que su lectura es un ABC del periodismo sobre las diferentes etapas de la profesión en el país. Su publicación viene a llenar un vacío en la bibliografía de las universidades sobre el origen y evolución del periodismo en Nicaragua. Su lectura debería constituirse en una referencia básica en los cursos de inducción en las universidades.

Manual de periodismo, bajo la edición de Fernando Centeno Chiong y Henry Peralta Argeñal, se trata de un trabajo de investigación documental. Su contenido parte del Arte de Redactar Noticias, y del clásico ensayo El Mejor oficio del Mundo, de Gabriel García Márquez, que todo estudiante o candidato a periodista debe asumir como propios durante la etapa de formación e inclusive durante su vida profesional. Su tesis continúa teniendo vigencia; luego hace un repaso sobre los géneros periodísticos: la noticia, la entrevista, la crónica, el reportaje y la opinión.

Quizás por tratarse de un trabajo meramente académico su contenido está centrado en los géneros periodísticos. Pero por ser un tema de actualidad el estudiante debería conocer cuál es el estado de los géneros periodísticos en Nicaragua. Hoy la noticia y la opinión, así como la entrevista para algunos optimistas se han convertido en los géneros más utilizados y privilegiados en el periodismo nacional. Otros advierten que la globalización ha provocado nuevas rutinas de trabajo, casi obligando a un tratamiento periodístico breve, conciso e hiperactual. Ahora la información sale del horno directo al mostrador sin estar bien sazonada.

El afán de la primicia y la exclusiva, superan el análisis, como resultado hay mucha información y poca comprensión. Esto supone que la ausencia de la crónica y el reportaje como géneros periodísticos han decaído en algunos medios. La poca utilización de la crónica y el reportaje padecen de desnutrición y paludismo, por la falta de calorías suficientes: lectura y más lectura. Una situación que la nueva generación antes de curtirse en las salas de redacción tiene derecho a saber y reflexionar
Ley de Acceso a la Información Pública, Ética Periodística, Participación Ciudadana en los medios y la Declaración de Chapultepec, son también otros de los tópicos que aborda este documento, los cuales son interdependientes con la libertad de expresión. Una bandera que los futuros periodistas deben entender y apropiarse como parte inherente a su profesión. El futuro profesional debe estar claro que los medios también son empresas y muchas veces su lógica empresarial se impone a la social.

Cuando en los autollamados medios independientes prima el mercantilismo, también su política informativa es arrastrada. En este tipo de situaciones el medio se convierte en una especie de censor sobre los periodistas en franco detrimento de la ética y la libertad de expresión. Los editores y jefes de prensa se apegan más a la política editorial “respetar la libertad empresarial” que a su política informativa. Para cumplir con este objetivo redefinen qué es periodismo de investigación y quién debe ser o no sujeto de este tipo de periodismo. Para hacer creer a las audiencias y a los lectores, que en realidad están cumpliendo su función social y orientan sus miradas a fiscalizar el erario cayendo en una rutina de fiscalización de “facilismo y comodismo”. Con esta lógica de hacer periodismo ¿será que los medios están promoviendo una cultura de cero fiscalización y fomentando una especie de impunidad sobre la rendición de cuentas en el sector privado?
Durante los primeros pasos de su carrera el periodista a veces ignora esta premisa y lógica de los medios, quizás porque por ningún lado del contrato de trabajo leyó esta cláusula. Por fortuna con el tiempo muchos logran descifrar el mensaje y se dan cuenta que tienen dos caminos: identificarse con la línea editorial del medio o buscar un medio acorde con sus principios. Por eso casi siempre los primerizos buscan medios afines a sus presupuestos políticos. Caso contrario tienen que abandonar el medio cuando no se identifican con su política informativa y editorial.

La historia del periodismo en Nicaragua, es sin duda uno de los temas más cruciales abordados en el Manual, la cual es reforzada con una guía de trabajo, lo que confirma que se trata de un documento pedagógico. Pero por la metodología implementada en los ensayos que se incluyeron en este tema parece ser que su objetivo no se logra cumplir. El primer trabajo fue escrito por el veterano Ignacio Briones Torres, El Periodismo Nicaragüense: una historia de 195 años. Luego Antecedentes Históricos del Periodismo en Nicaragua fue bajo la autoría de Fernando Centeno Zapata. Una constante que se observa en ambos trabajos es que ninguno da un panorama completo sobre el origen del periodismo, el cual está ligado desde luego con la llegada de la imprenta y los primeros periódicos.

Para una compresión integral y por la salud propia de la historia del periodismo, el criterio metodológico que debió prevalecer hubiera sido el de rigor investigativo. Si este fuera el caso, sin duda alguno, los ensayos más instructivos y completos sobre el tema que debieron ser incorporados hubieran sido los de Jorge Eduardo Arellano, por ejemplo, Inicios del Periodismo en Nicaragua (1830-1884).

Manual de Periodismo, tiene el mérito de ser hasta el momento una referencia que trata de dar a conocer sobre el origen y las distintas etapas del periodismo en Nicaragua. Con esta iniciativa la Fundación Konrad Adenauer, bajo la coordinación de Kohar Peñalba, confirma su aporte en promover el debate sobre el periodismo y la libertad de expresión en Nicaragua. Por tratarse de un documento valioso y de acceso gratis, estamos convencidos de que los futuros hombres y mujeres de prensa, demandarán una versión más amplia del Manual de Periodismo. ¡Seguro que la Fundación Konrad Adenauer, sabrá atender ese llamado!

adrian090981@hotmail.com