Bayardo Altamirano
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El  uruguayo regresó cansado. La María, doméstica recién contratada, corrió a atenderlo. El maestro le dijo: vengo exhausto, haceme un mate. La muchacha se sorprendió. Cuando se recuperó del susto, le contestó: Que se lo haga su abuela y se regresó a la cocina. Son diferencias del lenguaje que dan lugar a malas interpretaciones.

Para evitar esos inconvenientes les haré el siguiente cuento. Primero aclaro, yerba no es mariguana y mate no tiene alusión a sexo. 

Argentinos y uruguayos son reconocidos en el mundo por motivos varios. Uno es por el hábito de consumir yerba mate, una infusión propia del sur del continente, que se bebe en bombilla. Un recipiente donde se pone la yerba y se le agrega agua caliente.

En Argentina hasta tiene su día nacional. El 30 de noviembre, establecido por decreto presidencial desde 2015. Pero ya en 2013 el Congreso lo declaró “infusión nacional”.

El consumo de la yerba mate surgió entre los guaraníes que habitaban Paraguay, las provincias del Noreste argentino como Misiones y el sur de Brasil. Estos pueblos indígenas utilizaban las hojas de esta planta como bebida ritual y moneda de intercambio con otras etnias como incas, charrúas y mapuches. Estos últimos siguen perseguidos a sangre y a fuego. Aunque Rubén Darío les dedicó el magnífico soneto Caupolicán. 

La colonización española expandió el mate en el Virreinato del Río de la Plata. La instalación de las misiones jesuitas, que dio el nombre a la provincia, intensificó su cultivo, expandiendo la producción y el consumo.

Se intensificó la costumbre. Ahora los argentinos se beben cien litros de mate al año.  Pero Hernando Arias de Saavedra, el primer gobernador criollo de Buenos Aires en 1616 publicó un bando prohibiendo la yerba mate para cualquier fin. Estableció que esa infusión era una “sugestión del demonio” considerando un “vicio abominable y sucio” tomar la yerba. Afirmó que convertía a los hombres en “holgazanes”. Para quien violara esta orden se establecieron multas de cien pesos para españoles y cien azotes para los aborígenes. Muy equitativo. La yerba decomisada era incinerada en la plaza pública, por ser “contraria al trabajo, al hombre y a Dios”.

El Día Nacional del Mate conmemora el nacimiento de Andrés Guacarí, ‘Andresito’. El único gobernador indígena del país y uno de los primeros impulsores de la producción de yerba mate en el marco del proceso independentista de 1810. ‘Andresito’ gobernó Misiones hasta 1821. Fue un caudillo militar que tenía una estrecha relación con Gervasio Artigas, el libertador de la banda oriental, como llamaban a Uruguay.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus