Marco A. Valle Martínez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el mundo no ha existido ni existe un concepto único de vejez. El concepto de vejez ha variado y varía según las épocas de la historia de la humanidad, países y contextos e intereses sociales, políticos, culturales y económicos. La vejez es una construcción social.

El criterio cronológico, la edad por sí sola, es insuficiente para definir la vejez. Se han realizado – a lo largo de los años - números estudios y encuestas en diversos continentes y países para precisar el rol de la edad en la definición de vejez y, en cada estudio es inexistente la coincidencia en una edad determinada. Se hace necesario un enfoque que incorpore lo biológico, lo sicológico y lo social para su conceptualización, análisis, atención de casos, diagnósticos y recomendaciones.

En las diferentes etapas de la vida, desde la niñez, existen ganancias y pérdidas. Y particularmente en el proceso de envejecimiento existe una preeminencia de las pérdidas, mas debido a la plasticidad del ser humano también existen ganancias al igual que se puede regular el ritmo de las pérdidas, lo mismo que lograr el mantenimiento de un ritmo de vida activo y saludable.

Cada persona es responsable de su proceso de envejecimiento, conforme su historia de vida individual, familiar y social. No existe un patrón único. Es recomendable tener un proyecto de vida, mantener el cerebro y la memoria frescos y activos, cuidar la salud lo mismo que la seguridad física y, tener una mentalidad positiva y optimista. Asimismo, es importante una alimentación saludable, hacer ejercicio físico, tener disposición al cambio, cultivar las relaciones sociales, conocer el entorno físico en que se desenvuelve y saber distribuir los ingresos, entre otros elementos.

Del mismo modo, hay que gerenciar la vida, sus retos, problemas y, momentos de alegría y felicidad que se presentan, independientemente de los recursos económicos y financieros que se posean. En muchas ocasiones muchos de los que se llaman problemas son creados por las mismas personas, y es bastante frecuente que no todos tienen el mismo nivel de dificultad. Hay que diferenciarlos y gerenciarlos, evitando caer en episodios de ansiedad y/o preocupaciones innecesarias.

Por otro lado, jubilarse no significa de ninguna manera haber entrado en la vejez, o, que ya no se tiene capacidad para trabajar o que no se pueda vivir la vida plenamente. Ese es un acto legal administrativo que varía según las condiciones de cada país. Bienvenidos los merecidos derechos, beneficios e ingresos por jubilación para todos/as los que cumplen los requisitos necesarios para obtenerla.

Y más para la inmensa mayoría de personas a nivel mundial que tienen escasos recursos económicos y, que dependen de esos derechos, beneficios e ingresos para vivir. Asimismo, cada día es mayor la cantidad de jubilados/as en el mundo que continúan trabajando de diversas maneras.

En el caso de los estereotipos sobre la vejez, tienen algo de verdad y mucho de falsedad. Abundan los jóvenes y adultos que son tristes, pasivos, sedentarios, son una carga, no trabajan y no hacen ejercicio físico. Mientras existen muchas personas a las que les dicen “viejos/as” que trabajan, muchos/as tienen que continuar trabajando para mantener su hogar, otros/as son empresarios/as, son alegres, hacen ejercicio físico y, contribuyen económicamente con la casa, sus hijos y nietos.

Es importante mencionar que hay que visibilizar y estimar al máximo la situación de la mujer que normalmente ha trabajado cotidianamente en el hogar, además que en algunos casos también son empresarias. Igualmente están los innumerables casos de mujeres que simultáneamente han trabajado o trabajan en casas de familia, empresas o, instituciones fuera de su casa.

Igualmente, es saludable mantener una vida sexual activa. Cada persona puede desarrollarla conforme sus circunstancias, mas lo importante es mantenerse activo/a, teniendo conciencia que la relación sexual no se reduce únicamente a la penetración.

De igual manera, hay que aprovechar Internet como ventana al mundo que contribuye a la comunicación y actividad cognitiva, da mayor autonomía a las personas mayores, posibilita la sociabilidad, facilita el envejecimiento activo y aumenta la calidad de vida sicológicamente. Siempre es importante tener precaución para no caer en el sedentarismo, lo mismo que cautela con la información que circula y, la delincuencia que se mueve en esos ámbitos.

*mavm@cablenet.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus