•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Comparto con mis lectores la entrevista que recientemente me hizo el joven periodista Gustavo Alberto Ramírez Escorcia, en mi condición de comentarista de temas políticos (entre otros).

P. ¿Cuál es la mejor definición de política para este siglo XXI?

R. Hay muchas y muy variadas definiciones de política, algunas famosas como las de Carl Schmitt, Maurice Duverger, Max Weber o Gramsci, tan alabadas por unos como criticadas por otros. El diccionario de la RAE tiene 12 acepciones de la palabra política. Generalmente se acepta como acertado decir que “es la ciencia social que estudia el poder público o del Estado.” Yo la definiría hoy como “la ciencia que trata sobre la formación y funcionamiento de las estructuras de poder, gobierno y organización social, tanto en una colectividad humana determinada como a nivel universal.”  

P. ¿Cómo podemos lograr una sana cultura política? 

R. Mediante la educación del pueblo en general, partiendo de la escuela primaria hasta la universidad. En una democracia las estructuras de poder, gobierno y organización social se forman y funcionan de conformidad con la voluntad de la mayoría de los ciudadanos expresada mediante el voto directo o por medio de representantes proporcional y democráticamente elegidos. Si la mayoría de los ciudadanos no tiene una buena educación general, no tendrá la mejor capacidad para tomar buenas decisiones políticas y elegir adecuadamente. Es el grado de educación de los ciudadanos lo que determina el nivel de cultura política en un país. 

P. ¿Qué papel juega la comunicación en el ámbito político?

R. La comunicación es vital e imprescindible para una sana cultura política. En esto entra en juego el periodismo en dos de sus funciones principales: informar y orientar, las cuales nunca deben confundirse y deben ejercerse de manera claramente diferenciada. Para tomar sus decisiones políticas el pueblo debe estar informado, y el periodismo informativo debe llenar esa necesidad; esto es brindar noticias de manera objetiva relatando los hechos tal y como son, sin cargar la información con comentarios propios o de terceros, ni torcer las noticias según las preferencias ideológicas o partidistas que el periodista o el medio tengan. El público debe recibir los hechos puros y simples (y balanceados, o sea, sin ocultar unos versus destacar otros) y así cada cual formarse su propia opinión. Por aparte está el periodismo que orienta mediante los editoriales y artículos de opinión, donde las noticias se comentan. Ambos espacios son necesarios y son legítimos, pero no deben mezclarse. En los periódicos debe haber secc
iones claramente diferenciadas para la información y la opinión, sin mezclar una cosa con la otra. Debe haber programas de radio y TV informativos, y por aparte programas de opinión, bien diferenciados. 

P. ¿Qué se puede entender por comunicación política?

R. Yo lo entiendo de tres maneras. Digamos que el término puede tener tres acepciones: A) En general, informaciones o comentarios sobre temas políticos. B) Lo que un gobierno o determinado partido o grupo comunica con el fin de dar a conocer su quehacer político y hacer proselitismo, como los boletines o publicaciones oficiales de un partido o grupo en particular. C) Cuando un medio de comunicación que se supone veraz y objetivo da la información o noticias, disfrazando una intención política. 

P. ¿Cuáles son los nuevos retos que debe enfrentar la política?  

R. El mundo cada día está más globalizado y hoy existen situaciones en diferentes partes del planeta, que nos afectan a todos. Los nuevos retos políticos surgen de que tenemos una “casa común” y no podemos ver como cosa privativa de cada país algunos sucesos políticos si estos afectan a toda la humanidad. Este es el principal reto para la política. Enfrentar lo que atenta contra la vida en el planeta, contamina el ambiente, amenaza algunas especies, causan guerras que originan masivas migraciones, amenazan con destrucción nuclear, el genocidio, el terrorismo y el comercio mundial que clama por un nuevo orden económico internacional con estructuras de justicia.

Abogado, periodista y escritor
www.adolfomirandasaenz.blogspot.com