Orlando López-Selva
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Votó un 81% de los catalanes en las elecciones convocadas por Madrid, ¿y qué cambió? Hubo pequeñas pero significativas variaciones. Hay triunfadores y avasallados. Hay varias lecturas. Desde el punto de vista del realismo político, ahora el escenario, aunque matizado de legalidad y legitimidad, hace que todos vuelvan al mismo punto de partida ¿o no?
´
Mi punto. Los catalanes mostraron civismo y respeto al derecho. ¡Felicidades! Y aunque el partido Ciudadanos (el gran triunfador), liderado por Inés Arrimadas, ganó el mayor número de votos y escaños dentro del parlamento catalán, los partidos independentistas se pueden unir para formar un gobierno de coalición donde Puigdemont (en el exilio) y Junqueras (en la cárcel) impulsen la causa republicana-separatista. Rajoy y el PP  (los grandes perdedores), se derrumbaron estrepitosamente. Ciudadanos está mejor posicionado; los independentistas más legitimados. Nada está resuelto. Ahora hay que negociar para prevalecer. 

Veamos algunos aprendizajes.

1. Obviamente, ya en Europa los partidos no tradicionales están cobrando mucha fuerza. Ciudadanos, en España, fundado hace 11 años; liderado por jóvenes liberales, se está convirtiendo en una fuerza nacional pujante y promisoria, dejando atrás a las paralelas (PSOE) y (PP). Y ahora, Ciudadanos es el primer partido constitucionalista más votado jamás sacó 1,100,000  votos, incluso más que cualquier partido independentista catalán. 

2. El liderazgo de Ciudadanos (37) escaños, de los 135 del parlamento catalán estaría liderado por una mujer de 36 años; abogada, administradora, habla cuatro idiomas, honesta, valiente, articulada; y sobre todo, moderada y de discurso respetuoso y tolerante, centrado en ideas, nunca en ataques personales o denigraciones para sus oponentes. Tampoco debería sorprendernos que Albert Rivera, líder nacional de Ciudadanos, incluso, liderara un gobierno de coalición en Madrid, en poco tiempo. La victoria de Ciudadanos eleva sus acciones en toda España. 

Pero cosas inesperadas le pueden acontecer a Arrimadas. El reto de Inés: si forma un gobierno, la oposición, inmisericordemente tratará de arrinconarla para destrozarla. 

3. Los partidos tradicionales PSOE y PP están muy mal. No tienen oferta ni atractivos. ¿Por qué? Los partidos no pueden ni deben confiar solo en sus credos ideológicos. Los jóvenes siempre adversan lo tradicional, siempre quieren confrontar, cuestionar, desafiar, contender, renovar. Y lo heredado no  siempre tiene garantías de permanecer igual.

El Partido Socialista Catalán, con Miquel Iceta (17) hizo muy poco. Se supone ser un partido progresista, histórico, con tintes propios. Sin dudas, para el líder del PSOE, Pedro Sánchez (otro joven brillante) esto es demoledor e implosivo. Evidencia que en Cataluña no fue alternativa inteligente para desarticular a los bloques encontrados: independentistas y constitucionalistas.

El PP (3) es el mayor perdedor de todo esto. Xavier García Albiol terminó más bajo (¡Ironía!). No es nada. No puede ser bisagra sino solo aliado minúsculo en un gobierno de coalición. Obviamente, deberá unirse con Ciudadanos (ya aliados en Las Cortes, en Madrid). En Cataluña le quemaron los puentes al gobierno de Mariano Rajoy. Los PP eran muy mal vistos; representaban la obstáculo-diana, atacada con furia por los independentistas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus