Aminta Buenaño
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hoy haré un inventario

Guardaré en mi baúl solo lo que sirva, lo que sea útil, lo que sea bueno.

Haré a un lado lo intrascendente: las citas al apuro, los regalos interesados, las sonrisas de salón. Y seré yo, intensamente, sin máscaras ni compromisos.

En ese momento habitará desnuda la eternidad en mí: el bramido del mar, la queja del viento, el olor de la tierra mojada, el amor a mi hijo, la noche en que en silencio vi pasar una estrella fugaz.

Y no olvidaré que estoy en el planeta para dar lo que Dios quiera que dé y para aprender a amar.

Hoy haré un inventario

Contaré lo que gané o lo que perdí. Recordaré a los que no están, a los que se fueron, cayeron sus cuerpos marchitos, pero sus espíritus se irguieron en mi memoria.

Revisare mis metas fallidas, mis errores, mis miedos, mis incertidumbres, las cosas que juré hacer y nunca hice, los propósitos de nuevo año que todos los años hago, mis mentiras, dolores e hipocresías.

Y los miraré como una madre mira a una hija oligofrénica, con compasión y ternura.

Hoy haré un inventario

Recordaré a los amigos y sonreiré como si tuviera un caramelo en los labios. Pensaré en la presencia incorpórea de Dios y me sentiré acompañada, y valoraré como si fueran diamantes los pequeños detalles, las cosas chicas: una sonrisa, una puesta de sol, la sensación de paz en una tarde cualquiera, una plantita atrevida que ha crecido furiosa en mi balcón, una melodía compuesta por un amigo, la oración serena de la noche, y a su hermana, la angustia, también bendeciré.

Hoy haré un inventario

Y marcaré una raya en el libro de la vida por el tiempo ladrón que pasa y otra raya por las semillas sembradas.

Y miraré mis manos, sencillas y desnudas, dispuestas a entregarse al nuevo año, vacías y abiertas como si recién hubieran nacido.

(* La autora es escritora y embajadora del Ecuador. Su último libro publicado es “Con (textos) fugaces”)