Bayardo Altamirano
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La gente siempre crea mitos. Como caramelos surgen en la época navideña. Pero la ciencia hace las correcciones debidas.

Afirman que las flores de Navidad son dañinas. Falso. Aunque pueden ocasionar sarpullido por tocarlas, no son mortales. Ni para los humanos ni para sus mascotas. Pertenecen a la misma familia botánica que las plantas que producen látex, por eso pueden causarle alergia a ciertas personas. Una  pediatra de la Universidad de Indiana, ha estudiado ese mito navideño. Analizó  20 mil reportes de intoxicación provocada por el contacto con esas flores. En ninguno de ellos hubo decesos ni lesiones serias. 95% de los casos no requirieron atención médica. 

En EE. UU. dicen que comer copos de nieve es dañino. Estos copos se forman cuando la humedad en la atmósfera se congela y se pega a partículas de polvo, incluyendo gérmenes. Un microbiólogo de la Universidad de Florida encontró que las bacterias comúnmente halladas en copos son agrupadores de hielo presentes en abundancia en nieve de áreas pobladas, picos montañosos estériles e incluso en la Antártida. Atrapar copos de nieve con la lengua no es malo. El número de bacterias en la nieve es unas cien veces menor que la misma cantidad en el agua embotellada.

Referente a la depresión navideña,  los científicos dicen que la época navideña agrega felicidad, grandes expectativas, pero pasar tiempo con la familia  puede ser estresante. La depresión en esta temporada es real para muchas personas que han sufrido la pérdida de un ser querido y la temporada puede detonarla de forma transitoria. Esto está vinculado con poca luz y algunos científicos consideran que la gente afectada produce más melatonina, la hormona que regula el sueño. Las investigaciones indican que afecta a 6% de la población en Estados Unidos y las tasas son mayores en los países escandinavos. Pero hay más suicidios en primavera que en invierno. Nadie sabe por qué.

Otro es el engorde. La verdad sobre ganar kilos en esta época depende de si las multiples copas de ron, rebosantes y repetidas o los nacatamales son de a líbra. Un nicaragüense promedio sube unos diez kilos entre la vispera de Navidad y el Año Nuevo. Otros estudios señalan que el aumento de un solo kilo, es suficiente para sentir los pantalones más ajustados. El problema no son los kilos que se subieron en la época navideña, sino que todo el año se van acumulando.