Carlos Andrés Pastrán Morales
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Qué será de todas aquellas personas que en el lecho de su muerte solo serán recordadas por malos momentos o de pocas hazañas? ¿Qué sentirán sabiendo que no hicieron nada de sus vidas, más bien perjudicar a los demás? ¿Morirán y quedarán en el olvido para siempre? ¿Sentirán culpa por nunca haber tratado de salir adelante? ¿O simplemente recibirán la muerte como el regalo que nunca se les dio mientras vivían?

¿Estas personas serán siempre ciegas ante los ejemplos que implementa la vida y a todos los lados que volteamos la vista? ¿Sentirán envidia por personas cercanas que sí salieron adelante? ¿O solo se afligirán más para vivir sumergidos en la miseria luego de todas las oportunidades que les dan las personas y la vida misma?

¿Serán buenos padres aquellos que mandan a sus hijos a pedir dinero en los buses y a memorizar versos de piedad que los pasajeros escuchan solo para ganar unos cuantos centavos? ¿O vivirán a gusto los padres que con sus hijos limpian vidrios en los semáforos de la ciudad? Y si es todo lo contrario… ¿Por qué algunos no se esfuerzan por cambiar de actitud y de vida?

¿Sentirá temor la familia de los hijos que están haciendo malabares con antorchas en las calles? ¿Sentirán vergüenza aquellos que se visten de payaso y están en las carreteras y en los buses haciendo piruetas para ganarse el sustento diario? ¿Cómo dormirán por las noches recordando todas estas acciones bajo el sol? ¿Será que sus padres fueron incautos y no velaron por el futuro de su familia? ¿O estos mismos jóvenes prefieren este tipo de vida y trabajo, les satisface?

¿Quiénes serán los padres de todos los chavalos y chavalas que viven de limpiar vidrios? ¿Quiénes serán los padres de aquellos niños huelepega de los parques, avenidas, ciudades que rondan en oscuros establecimientos? ¿Qué les pasará por la mente a aquellas personas que dejan que sus hijos dejen de estudiar, que no los motivan, que no los apoyan? ¿Qué sentirán aquellos mayores que sus hijos se volvieron drogadictos y ladrones porque no les dieron un respaldo? ¿Será tristeza? ¿Será angustia? ¿Será decepción? ¿O no sentirán nada en absoluto?

¿Qué sentirán estos mismos jóvenes que viven en ese estado de postración? ¿Será que quieran salir adelante y tomar una de las muchas oportunidades que les da la vida, las personas y hasta Dios? ¿O será que no haya ninguna oportunidad y solo sea idea de nosotros los preocupados? ¿Será que no haya espacio en la sociedad para estas personas? ¿Será que no haya estudios públicos y gratis? ¿Será que no haya trabajo con o sin título universitario? ¿Será que no haya carreras técnicas que optar? ¿O será que los problemas empiezan desde el hogar y es cultural o histórico? ¿No se podrá cambiar ese pensamiento y actitud?

¿Será que los pobres de verdad sean pobres? ¿O existirá algún tipo de excusas y mentiras para hacerse ver pobres producto de acciones del conformismo de estas personas? ¿Será que quieran estas personas salir adelante o quizás quieran seguir así por siempre de generación en generación?

¿Qué sentirán los pobres cuando ven a los afortunados, a los ricos con grandes lujos y grandes camionetas en las calles? ¿Envidia? ¿Repudio? ¿Será que en esta sociedad los que tienen más poder solo se preocupan por ellos mismos?

¿Qué sentiríamos nosotros si estas personas con poca fortuna salen adelante y quizás hasta sean mejores que nosotros en cualquier ámbito? ¿Qué hicieron ellos que no pueden hacer los otros? ¿Será que nosotros mismos hemos llegado a un concepto de pobreza mental? ¿Discriminamos a los pobres de alguna manera? ¿Por qué? ¿No sería mejor vivir en una sociedad donde las personas se den cuenta de los errores y tomen acciones para salir adelante siempre, sin importar las dificultades económicas? Son muchos sentimientos, pero… ¿Qué sentirías vos?

Como joven, todos los días me lo pregunto y aún no tengo respuestas. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus