Esteban Solís R.
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

China ha arreciado su política de represión diplomática contra Taiwán a escasos tres meses de que la presidenta de la isla, Tsai Ing wen, cumpla dos años como la primera mujer en acceder al poder, casi 24 meses de unas relaciones entre ambos países en “punto muerto”, con inversiones taiwanesas en China a la baja, pérdida de aliados de Taipéi y hasta la posibilidad de que el Vaticano, el único Estado en Europa con el que mantiene vínculos  oficiales, decida restablecerlas con Pekín, nexos que fueron rotos en 1951, cuando el régimen chino expulsó al nuncio y a grupos de misioneros católicos.

Desde hace varios meses, la Santa Sede y los líderes del Partido Comunista de China mantienen un acercamiento acompañados de varios gestos, entre ellos intercambios culturales. Incluso, el papa Francisco dijo recientemente que las relaciones entre ambos eran “buenas”. “Los equipos de trabajo están hablando despacio, pero las cosas que van despacio son buenas, las que se mueven rápido no”, matizó Francisco, refiriéndose a ese acercamiento. Taiwán trata de sobrevivir a una especie de cerco diplomático trazado por el  gigante de Asia, cuyo poderío económico y militar no está en duda y mucho menos su influencia política que ya expandió fronteras. Más reciente, Taipéi  luchaba a la par de sus aliados para que la isla recuperara su estatus de observador ante la Asamblea Mundial de la Salud y la Organización Mundial de la Salud, pero fue inútil debido a las presiones de China. En este nebuloso escenario la presidenta Tsai tiene previsto efectuar este año una gira por algunos de los países aliados de la isla, para reafirmar los lazos de unidad, según  informó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

En estas circunstancias no muy prometedoras para Taiwán, el legislador Tseng Ming-tsung, del partido de oposición, el Kuomintang, preguntó al ministro de Relaciones Exteriores, David Tawei Lee, quiénes de los actuales aliados de su país trasladarían probablemente su reconocimiento diplomático de Taipéi a Beijing si se tomaba en cuenta que las relaciones entre ambos lados del estrecho eran prácticamente nulas.

El alto cargo respondió que los líderes chinos no han escatimado esfuerzos para exprimir a Taiwán en el frente diplomático,  pero que esa actitud hostil de parte de China aún estaba bajo control de las autoridades de Taipéi. Sería especular en base a la pregunta del legislador cuál o cuáles países actualmente aliados de Taiwán estarían, si es que lo están, negociando por debajo de la mesa  un acuerdo con China para trasladarle su reconocimiento diplomático. El canciller Tawei Lee no dio una respuesta precisa, pero dejó bien claro los objetivos que persiguen los líderes de China continental.  Recordemos que Costa Rica (que rompió con  Taiwán en junio de 2007 después de 60 años de relaciones) y Panamá (que lo hizo diez años después y en el mismo mes tras más de un siglo de amistad) negociaban sigilosamente abrazar a China en detrimento de Taiwán, cuyos dirigentes denunciaron la actitud enemistosa, desleal  e irrespetuosa de los dos países. 

Un total de 20 naciones, 11 de de ellas en América Latina, dos en África, una en Europa y seis en Oceanía, reivindican a Taiwán como un país soberano que devuelve ese reconocimiento, a pesar  de la avasalladora capacidad económica de China, con un sinnúmero de acuerdos de cooperación no reembolsable  que desempeñan un papel relevante en cada uno de estos países en áreas de infraestructura, programas sociales y de fomento a la producción. En Centroamérica tiene un rol determinante para la canalización de esta cooperación el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) que recibe aportes importantes de esta entidad. El periplo de Tsai, por lo tanto, es clave para los intereses de la isla, mantener y profundizar sus lazos con sus aliados que le permita continuar batallando diplomáticamente y poder acceder o recuperar asientos en foros a escala mundial para aportar desde su experiencia y su impresionante avance tecnológico en campos tan diversos para el bien de la humanidad. Taiwán y su generoso pueblo s
e lo merece.

estesor59@yahoo.com