•  |
  •  |
  • END

Hace unas pocas semanas presentaron un documental en la televisión alemana llamado “Tiempos de crisis” y era un reportaje especial de cómo estaba impactando la crisis mundial a una de las grandes potencias económicas del mundo. En la presentación se destacaba las penurias que en la actualidad está sufriendo el pueblo alemán, claro que el tema de las penurias es relativo a la realidad latinoamericana, pero al final de cuenta son limitaciones a las cuales los habitantes de tan desarrollado país no estaban acostumbrados a enfrentar desde la crisis de la postguerra después de 1945.

Se hacía referencia en esta presentación de cómo los despidos están causando estragos en la forma de vida de las familias alemanas, los ingresos han descendido drásticamente y principalmente han quedado sin empleo o enviados a vacaciones obligatorias los trabajadores de las fábricas de automóviles, en muchas fábricas se están reduciendo las jornadas así como el número de empleados, las cosas que sólo parecían ocurrir en países subdesarrollados como el nuestro se están viendo como una realidad cotidiana, un ejemplo de ello es el crecimiento de las casas de empeño, es increíble ver llegar a tantos alemanes llevando sus pertenencias y dejarla a cambio de unos cuantos euros, se han multiplicado las subastas de esos objetos cuando tras un cierto tiempo los dueños no pueden llegar a retirarlos, incluso las pequeñas empresas deben vender parte de sus bienes como autos para poder pagar la planilla de sus empleados, la crisis mundial ha herido profundamente a una potencia de gran renombre como Alemania, la industria de la madera ha decaído increíblemente, pues los pedidos de esa materia prima han dejado de hacerse desde los Estados Unidos que había sido hasta hace poco su principal mercado, eso se debe a la crisis inmobiliaria que afectó profundamente a la potencia norteamericana, en ciudades tan importantes como Leipzig, el desempleo en estos momentos roza el 14%, esto es terrible en una población de varios millones de habitantes.

En los principales puertos se han reducido las jornadas y por ende la cantidad de trabajadores, ya que las cargas a transportar o embarcar se han disminuido, los camioneros junto a sus medios de transporte hacen paradas obligatorias en espera de que llegue un embarque para no irse con las manos vacías de regreso a sus lugares de origen, salía una escena de un ciudadano germano que estaba llegando a desempeñar su bicicleta que ese mismo día entraría a la subasta, en la entrevista manifestaba que se había quedado sin empleo hacía algunos meses y por ello tuvo que empeñar su único medio de transporte, ante la pregunta de cómo había conseguido el dinero para sacarla de la casa de empeño él respondía que había conseguido un “trabajo” que ganaba 10 euros al día, ¡Eso es increíble e inaudito en un país como Alemania!, ¡en Europa ganar esa cantidad de dinero al día es miserable e insostenible!
A muchas familias que se les han reducido los ingresos no tienen otra opción que perder las casas que habían adquirido en tiempos de bonanzas, no tienen para seguirlas pagando y deben salir en búsqueda de apartamentos más baratos, muchos han tenido que vender hasta sus automóviles para poder subsistir, y estamos hablando que este reportaje sólo abordó la realidad de los alemanes puros, ¿ya se imagina la situación de los inmigrantes?
Cuando estaba viendo este reportaje me parecía mentira, algo surrealista que hasta se me paraban los pelos y una y otra vez me decía qué increíble lo que está pasando en semejante potencia de la economía mundial, sólo me recordaba la Alemania de la postguerra de los años veinte del siglo pasado, y estamos hablando que es la cadena Deutsche Wella, la televisión oficial que es capaz de presentar realidades no como la de nuestro país que sólo presenta falsedades en la mayoría de los casos, por lo tanto es una fuente confiable en Europa, incluso la pueden buscar en Internet para comprobar o ver este reportaje, lo que quiero decir con esto, es que no estamos refiriéndonos a una película, es la mera realidad hoy en abril de 2009.

Hay por otro lado empresas que están en boga, una de ellas son las encargadas de la ejecución de embargos, muchos alemanes están dejando abandonados los apartamentos de alquiler por no poder pagar las rentas, estas empresas en su trabajo macabro se encargan de abrir por la fuerza si no están los ocupantes de los apartamentos; y sacan todo aquello que se encuentre dentro de las viviendas, todo sin excepción, aquello que tenga un valor en el mercado y que les sirva para recuperar algo de dinero para compensar las rentas caídas, hay una escena donde se llevan todas las herramientas de un taller de carpintería que en ese momento uno de los trabajadores de esta empresa decía que ahora el carpintero tenía que aserrar con sus propias manos, ya que no le dejarían nada, ante la pregunta del entrevistador de si no le causaba pena el embargado, el tipo le respondió: ¡No es momento para clemencias!, tanto los que habitaban los apartamentos como los que alquilaban locales para sus negocios han tenido que salir huyendo bajo el manto de la noche como delincuentes, ¡qué lamentable y penoso!
Por su parte, el gobierno alemán ha negado los subsidios a las empresas automovilísticas, una nube negra se cierne sobre ellos, los barcos que transportan esos vehículos salen a la mitad de sus capacidades y ahora deben hacer un recorrido por varios países europeos para llenar la nave y que sea rentable su viaje a otro continente. El gobierno y los políticos alemanes sin embargo, están trabajando fuertemente unidos para enfrentar la crisis y hacer hasta lo imposible para salvar su economía y beneficiar a sus habitantes.

Es una crisis real y con esto sólo pretendo señalar cómo están las cosas hoy en Alemania, que es una potencia mundial, y que veamos qué están haciendo el gobierno, los políticos de oposición y el propio pueblo, para prepararse en estos tiempos difíciles y juntos tratar de salir adelante, eso me hizo reflexionar de inmediato en cuanto terminó este reportaje acerca de la realidad de nuestro país, ¡cómo hubiese deseado que en un amplio estadio hubiesen estado viendo todos los gobernantes y la clase política criolla este programa de televisión y al final hacer un foro para analizar esta grave situación! Nicaragua es un país pobre y desgraciado gracias a las estupideces y corrupciones de todos sus gobernantes, de sus políticos, de sus empresarios mezquinos y egoístas, obviamente que estamos a años luz del desarrollo de Alemania y a pesar de ello no he visto acciones concretas para enfrentar la crisis económica que nos está ahogando a todos. !si eso le pasa a los alemanes, ahora imagínense lo que nos está pasando a los nicaragüenses! Y esta gente no deja de hablar de reelecciones, cuotas de poder, candidaturas, empresas privadas a costa de la cooperación enviada a los supuestos pobres, momias políticas que ahora quieren revivir porque sólo viven para ser candidatos a Presidentes, ¡es increíble que esta gente siga viviendo en otro planeta y no abra los ojos de cara a la desgracia de su propio pueblo!
Estamos en tiempos de crisis, no hay nada claro en el panorama cercano, de lo único que estoy seguro que piensan y actúan los gobernantes, políticos, empresarios inescrupulosos, los nuevos millonarios revolucionarios, en fin, toda la lacra de este país, es que con tal de seguirse enriqueciendo y llenando sus sueños miserables por la busca del poder en el supuesto auxilio de los desgraciados de este país, ¡es que en tiempos de crisis para ellos…no es momento para clemencias!