Augusto Zamora R.*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

China es, hoy, la primera potencia comercial del mundo. Rusia, el mayor exportador mundial de trigo. En unos años, será la mayor potencia exportadora de cereales.

El desarrollo científico-técnico ruso y chino avanza de forma exponencial y la creciente alianza entre las dos potencias hace el mayor polo de poder planetario, lejos de EE. UU.

Rusia y China encabezan una alianza que reúne a 2,400 millones de personas sobre un territorio similar al de África, algo nunca visto por la humanidad hasta el presente.

China es la mayor potencia industrial. Rusia, el país más extenso y con más recursos energéticos y naturales del mundo, además de igualar a EE. UU. en poderío atómico.

El eje chino-ruso juntó en la Organización de Cooperación de Shanghái a India y Paquistán, dos países enemigos por décadas, sentando las bases para un diálogo entre ambos, que permita cerrar el conflicto más peligroso de Asia.

Las inversiones chinas en África ascendieron, en 2017, a 40,000 millones de dólares, por 3,500 millones EE. UU. y 2,100 millones Francia. Sin hacer aspavientos, China cambia aceleradamente el rostro del continente más olvidado del mundo.

China ha invertido 55,000 millones de dólares en Brasil. 12,000 millones en Perú. En total, 114,000 millones en toda Latinoamérica, de un total de 214,000 millones de Inversión Extranjera Directa regional. 

Rusia ganó a EE. UU. el pulso en Siria y su presencia e influencia se han hecho insoslayables en esa región. Es el nuevo orden mundial. Anótenlo.

az.sinveniracuento@gmail.com