Carlos Andrés Pastrán Morales
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hipócrita se define como el fingir una cualidad, sentimiento, virtud u opinión que no tiene, y este mundo está plagado de gente así o parecida, para lamentar.  

Todos lo hemos sido en algún momento, todos lo fueron y todos lo son. Cantidades de personas que vemos y conocemos en muchos lugares pretendiendo cosas, fingiendo, actuando y mintiendo sobre todo, para parecer ser diferentes. Desde amigos cercanos hasta gente desconocida que tenemos en las redes sociales. Así es, todos son hipócritas.

Falsos todos aquellos que se viven quejando en las redes sociales sobre problemas que ocurren en el país. Personas que dan sus opiniones y dan consejos a los lectores de cómo deberían ser las cosas, pero ellos no actúan, no dan ejemplos. 

Cantidades de cibernautas que se quejan de los problemas ambientales y ellos tiran basura en la calle. Se quejan de las personas que no se preocupan por aquellos que son pobres y no tienen alimentos, pero estos criticones no comen arroz aguado cuando hacen de almuerzo en su casa. 

Personas comunes y corrientes que se quejan por el éxito que tienen los demás, se quejan de sus acciones y de cómo ellos sí progresan, pero esta gente no mueve ni el mínimo dedo para salir de su propio estado, de cambiar de actitud. 

Hipócritas todos aquellos que atacan a los demás en los comentarios de las noticias que aparecen en las redes. Será probablemente por ignorancia que critican a las personas involucradas en ciertos problemas. Personas con una ortografía garrafal criticando a todos en la caja de los comentarios. Gente que quizá hubiera estado en los zapatos de aquellos perjudicados, podría haber actuado de peor manera.

Mojigato aquel que has visto nacer y sufrir, comer y callar, reír y llorar. Que has entregado tiempo y vida a su parecer, aquel que se hace llamar amigo, que te clava por la espalda la espada de la traición y no te dirige la palabra después de lo sucedido, diciendo que le da vergüenza hablarte. ¡Falso!

Impostor aquel que se hace llamar religioso, que va a la iglesia todos los domingos, que está en grupos de oraciones y comunidades, pero por las noches en los bacanales viven del alcohol y las drogas, excusándose y explicando que las cosas no son así y que irá al cielo, porque es hijo de Dios y le reza al mismísimo todas las noches, o el que es religioso y abusa de menores de edad amparado en su investidura y autoridad. 

Hipócrita aquel que les habla a las personas por conveniencia. Aquel que tiene problemas y disgustos con todo mundo y finge ser sus amigos por ganar algo a cambio y sacar provecho de los mismos.

Hipócrita aquel que te inventa habladurías y te da consejos falsos de falso amigo. Te habla de cosas inciertas y de hechos que nunca pasaron, para verte sufrir. En el fondo no le caes bien, pero aun así finge ser tu amigo y finge darte ayuda.

Hipócritas todos aquellos que una vez nos prometimos algo, un cambio, un parecer, un sueño, una meta, una expectativa que nunca llegamos a cumplir y hoy día seguimos prometiéndonos cosas que jamás haremos y esto solo hace que nos sintamos mal con nosotros mismos.

Ojalá algún día dejemos de fingir, de engañar, de mentir, de entrometer, y comenzáramos a ser nosotros mismos, no tratar de demostrar algo que no somos ante los demás y aceptar nuestros errores y hacer un cambio de verdad.

Necesitamos un cambio de actitud, de criticar menos y hacer más, de ser menos negativos a más positivos, de ver las cosas buenas en vez de cegarnos viendo todo catastrófico, de proponer en vez de descalificar, de construir a cambio de destruir. 

Si queremos cambiar el mundo, cambiar Nicaragua, necesitamos comenzar por nosotros mismos, ser más sinceros, claros, francos y consecuentes.