•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De los especialistas en la materia (sicólogos, teólogos) comparto algunos consejos para ser feliz, finalizando hoy una serie de artículos sobre la felicidad. Recordemos antes las claves básicas: 1. La felicidad consiste en estar contento con lo que hoy eres y tienes. 2. Proponte “metas realistas” en tu vida, que estén a tu alcance. 3. No te compares con nadie ni envidies a nadie, pues siempre (merecidamente o no) habrá otros que serán y tendrán más que tú. 4. Líbrate de toda atadura (resentimiento, duelo por alguien que se fue, lamento por lo que perdiste, etc.) 5. Vive feliz tu presente; el pasado ya no existe y el futuro no ha llegado y no sabes cómo será; no te angusties por un mañana que no conoces. 

No te apures en resolver todas las cosas de una vez. Una maraña de nudos en una cuerda se ve enorme y difícil de desenredar, pero si te fijas bien verás que no se trata más que de muchos pequeños nudos que puedes desatar fácilmente, uno por uno. Así es la vida. A veces nos abrumamos porque vemos una montaña de problemas sobre nosotros y no pensamos que en realidad son diferentes problemas que aisladamente no resultan tan grandes. Suelta los nudos uno a la vez. No trates de hacer todo lo que tienes pendiente a súper velocidad. No trates de hacer las tareas pendientes el mismo día. ¡Calma! Actúa según el sabio proverbio italiano “chi va piano, va lontano” (quien va despacio, va lejos). Vive despacio, anda despacio, come despacio, respira despacio, piensa despacio, toma decisiones despacio. La prisa te hace cometer errores que debes resolver y te atrasan más, por eso Napoleón decía a sus ayudantes: “Vístanme despacio que tengo prisa”. 

Mantente activo. Está bien tener momentos de reposo, incluyendo tu sueño nocturno -obviamente- al que debes entregarte regularmente de seis a ocho horas diarias, y quizá una pequeña siesta o acomodarte en un sillón con tus ojos cerrados mientras disfrutas del “ocio creador” que es cuando te pueden llegar brillantes ideas e inspiración, o practicar la meditación. Pero estar mucho tiempo ocioso, divagando, es nocivo. Tu mente empezará a maquinar y a darte pesadillas despierto. Te vendrán pensamientos negativos, pesimistas, y te invadirá el miedo. ¡Cuidado! Si estás mucho tiempo ocioso, con pereza física y mental, debes recordar que “la pereza es la madre de todos los vicios”. Mantente activo: reza, lee, medita, escucha música, platica, escribe, y no olvides hacer ejercicio físico, lo cual te da salud de mente y cuerpo, y por supuesto, felicidad.

Practica la gratitud. Agradece a todos los que te hacen un bien, y sobre todo agradece a Dios. Tantas personas acusan a Dios por los males que ven en el mundo, se apartan de Dios porque no les da lo que quieren (que no siempre es lo que les conviene); lo juzgan sin reconocer que nuestra pequeña mente humana no tiene la capacidad para comprender a Dios ni sus decisiones (más allá de lo que Él nos revela), y no aprecian lo mucho que Dios les ha dado y les da cada día: una vida maravillosa. ¿Maravillosa? Sí. A pesar de todo lo difícil y duro que podamos experimentar, la vida es linda. En mi ciudad natal había un señor que padecía por muchos años una enfermedad que lo mantenía casi totalmente paralizado. Sus familiares lo sacaban al final de cada tarde al frente de su casa para que viera la luz del sol, la calle, la gente, los vehículos... Lo sujetaban bien con correas desde la frente a los pies sobre una tabla que reclinaban a la pared. Uno de mis tíos -Francisco- que era su vecino, pasaba y conversaba un rato con él. Un día le preguntó: “¿Siendo tu vida tan difícil no pensás a veces que sería mejor morir?” Aquel le contestó: “Nooo, Francisquito… ¡si la vida es linda!” Yo te pregunto: ¿tu vida será menos linda que la de aquel hombre atado en la tabla? ¡Mira a tu alrededor y agradece a Dios! “Grandes y maravillosas son todas tus obras, Señor, Dios todopoderoso”. (Apocalipsis 15.3)
  
* Abogado, periodista y escritor
www.adolfomirandasaenz.blogspot.com
 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus