Adolfo Miranda Sáenz
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hemos sido objetivos y justos reconociendo la buena labor de la Alcaldía de Managua en la construcción y embellecimiento del Malecón, del Puerto Salvador Allende, del Parque Acuático, de otros varios parques que han quedado muy bonitos; por la ampliación de vías, pasos a desnivel, mantenimiento de las calles y otras obras municipales encomiables.

Hoy vamos a ser objetivos y justos con los habitantes de Managua criticando --de manera constructiva y propositiva, como es nuestra costumbre hacerlo, libre de apasionamientos políticos-- las graves deficiencias de la Alcaldía de Managua en la recolección de la basura domiciliar. Seguramente en otros municipios del país tendrán el mismo problema, y probablemente también haya otros municipios donde el servicio de recolección de basura --o “tren de aseo”, como a veces se le llama-- sea eficiente. Valga pues, esta crítica a la Alcaldía de Managua, también para las otras alcaldías del país con deficiencias en un servicio tan básico e importante, como es la recolección de la basura domiciliar.

En Managua, los camiones recolectores se supone que pasen, por lo menos, tres días a la semana; por ejemplo, lunes, miércoles y viernes. Con mucha frecuencia dejan de pasar un día, a veces dos y a veces una semana entera. También se supone que pasen a una determinada hora aproximada, pero no sucede así; pasan a diferentes horas. Los habitantes que esperan que recolecten la basura, digamos, a las 10:00 a.m., sacan sus bolsas, cajas, latas o barriles a la calle alrededor de las 9:00. Pero si el camión no pasa a las 10:00 a.m., sino a las 5:00 p.m., la basura de todo un barrio, o de un sector mayor de la ciudad, queda expuesta en la calle varias horas. Si no pasa el día que tocaba pasar, no se sabe si pasará al siguiente o hasta el día que le vuelve a tocar, ni a qué hora, por lo que las personas optan por dejar allí la basura día y noche… a veces un día… o dos… o siete días. 

Como en toda ciudad, en Managua deambulan perros y gatos que rompen las bolsas y cajas, derriban los barriles y latas, y la basura se riega por las aceras y calles. El hedor es inmenso, insoportable. Vienen las moscas atraídas por el mal olor y luego se posan en los alimentos de las casas, de los vendedores ambulantes, en los juguetes de los niños… en fin, que los esfuerzos por tener una ciudad limpia y una mejor salud pública encuentran el contrapeso de toneladas de basura desparramada por diferentes puntos de la ciudad, que son verdaderos focos de todo tipo de infecciones. La ciudad, en vez de verse bonita para el disfrute de sus habitantes y para atraer al turismo y a los inversionistas extranjeros, se ve sucia y hedionda.

Investigué en las oficinas correspondientes de la Alcaldía de Managua y me explicaron que han venido arrastrando problemas con los camiones, porque ya son pocos para lo que ha crecido la ciudad, y por el uso continuo se descomponen con frecuencia, resultando incluso que si salen dos del taller ese mismo día se descomponen otros dos. Pero esto tiene solución. Deben aumentar el número de camiones, darles un mayor mantenimiento preventivo periódico y hacer frente a las emergencias --mientras se adquieren nuevas unidades-- recurriendo al alquiler temporal de camiones particulares.

Toda persona que requiere de una solvencia municipal paga el arancel del servicio por un año de recolección de basura de su inmueble, lo que suma muchos millones mensuales de ingresos municipales. Además, en Managua hay ahora muchos edificios nuevos de alto valor y muchos nuevos repartos residenciales de casas grandes y modernas que pagan el Impuesto de Bienes Inmuebles. Este impuesto es un porcentaje del valor catastral de los inmuebles, y la suma recolectada es mayor año con año. Suficientemente grande, multimillonaria, como para poder destinar una parte para un mayor presupuesto del servicio recolector de basura que aflige grandemente a la población y daña gravemente a la ciudad, porque no está malo… ¡está pésimo!

www.adolfomirandasaenz.blogspot.com