•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La tercera entrega de la Acahualinca / revista nicaragüense de cultura, editada por la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua, circula desde hace varias semanas. Dirigida por Jaime Íncer Barquero, presenta en su cubierta un óleo de Rodrigo Peñalba: “El fraile Bobadilla plantando la cruz al borde de la Boca del Infierno” (1978) y en su contracubierta una fotografía de Karen Olson: “Estatua descabezada de la península de Sonzapote” (1974). Ambas ilustraciones aluden a las dos secciones iniciales: Volcanes de Nicaragua y Estatuaria aborigen del Gran Lago. La primera es conformada por artículos de Tomás Ayón (“La Boca del Infierno en el siglo XVI”), Carlos R. Lola (“El Parque Nacional Volcán Masaya: a ojo de pájaro”) y del suscrito (“Jaime Íncer ‘volcanero excepcional’”). 

También el suscrito ofrece en su trabajo “Deidades pétreas de Zapatera”: una colección de catorce textos descriptivos de la estatuaria aborigen de esa isla del Gran Lago, uno de los bienes culturales más representativos del país. Descubiertas en 1849 por Ephraim George Squier, redescubiertas por Carl Bovallius y estudiadas por Samuel Kirkland Lothrop, estas piezas escultóricas las trasladaron jesuitas españoles, mexicanos y nicaragüenses en seis expediciones —de 1924 a 1942— al colegio Centroamérica de Granada. Pertenecen a un complejo artístico que abarca la Isla de Ometepe y las Isletas, asociado a Mesoamérica y a culturas mesoamericanas. Son de regulares dimensiones (la altura de las principales oscila entre 125 y 155 centímetros, con una media de 172) y hallándose junto a montículos de piedra y tierra —en su periferia, con la espalda hacia el interior de los mismos— datan de los años 800-1200 después de Cristo.

En su tercera sección (Crítica y ensayo), se incluyen colaboraciones de Marcela Pérez Silva (“La mímesis en la construcción del género testimonio”), Noel Rivas Bravo (“El don del magisterio en la sangre”), María Augusta Montealegre (“Retrato interior de CMR en un poema de Francisco de Asís Fernández”) y Roberto Carlos Pérez (“Francisco Ruiz Udiel: nuestro último suicida”). Pero a dicha sección la precede una compilación: “Borges visto por escritores nicaragüenses”: 21 citas de los siguientes autores: Pablo Antonio Cuadra, Ernesto Mejía Sánchez, Ernesto Gutiérrez, Eduardo Zepeda-Henríquez, René Schneegans, Mario Cajina Vega, Sergio Ramírez, Jorge Eduardo Arellano, Noel Rivas Bravo, Erick Aguirre Aragón y Daniel Ulloa.

En la sección Folclore se leen los artículos de Octavio Robleto (“Refranes sobre comida recogidos en Chontales”) y Carlos Alemán Ocampo (“De los vientos y las lluvias en Diriá”); en Arte, otro del suscrito (“Roberto de la Selva y su filosofía del arte”) y en Poesía los textos de Iván Uriarte (“La vida se compone de muerte”), Gloria Gabuardi (“En el recuento de esta vida”), Jorge Eduardo Arellano (“Declaración del profesor Jirafales”) e Isolda Rodríguez Rosales (“Nueva plegaria”). 

Por su lado, en la sección séptima (Narrativa) se publican cinco textos: otro del suscrito (“La Imperialota”) y los de Francisco J. Mayorga (“Pelónides”), Jorge J. Jenkins (“El conde de Saint Couget des Vallés y de Aguastigni, el Wawa y el Kurinwás”), Mario Urtecho (“Las Segovias”) y, de nuevo, María Augusta Montealegre (“La Mona”).

Una sola colaboración figura en la sección Español de América: un trabajo de Roger Matus Lazo (“Clavos lingüísticos del turista”) y tres en Historia: los de Humberto Ortega Saavedra (“Forja de nuestra nación”), Róger Norori Gutiérrez (“Rescate del itinerario del coronel Manuel Gross”) y también del suscrito (“La patria de Darío y Sandino: prolegómenos a su historia cultural”).

Siete semblanzas y otras siete reseñas integran las últimas secciones, más una lista de 140 títulos publicados en Nicaragua durante 2017. Entre otros, sus autores son Pedro Xavier Solís, Franklin Caldera, Erick Aguirre Aragón, Félix Javier Navarrete, Freddy Quezada y Ligia Madrigal Mendieta. He aquí sus temas: la vanguardia nicaragüense ante el cinema, Ramiro Argüello y su vida en el cine como crítico, los cien años de Camilo Zapata, padre del son nica; el conde Escoto: una vida de película; Miguel D’Escoto Brockmann (1933-2017), las novelas de Humberto Mendoza (“Más allá del Darién”), Erick Aguirre Aragón (“El meñique del ogro”) y del tico Carlos Cortés (“Cruz de olvido”); la más reciente investigación de la tica Patricia Fumero Vargas, los estudios sobre el Caribe nicaragüense de Eduard Conzemius y el rescate realizado en México del poeta nicaragüense Solón Argüello (1870-1913).

En total, cuarenta suman los autores y más de 50 las colaboraciones que contribuyen a un mayor conocimiento de nuestra patria.