•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se ha vuelto costumbre poner cadenas o cuerdas para reservar parqueos exclusivos en la calle, enfrente de establecimientos comerciales o casas particulares. Son abusos en calles de libre circulación y libre parqueo (excepto cuando hay garajes). Esta costumbre, sin contar con permiso escrito de la Alcaldía de Managua (que debería darse solo en casos excepcionales y limitado para ciertas horas de descargue, nada más), a veces la practican hasta los “cuida-carros” para su “bisne”. ¡Nadie tiene ese derecho en la vía pública! Recientemente se dio un peligroso incidente en un negocio de venta de pacas de ropa propiedad de unos guatemaltecos, frente al costado Sur del Registro Central del Estado Civil de las Personas, cuando un ciudadano reclamó con educación su derecho a estacionarse y fue agredido verbalmente e intimidado con una posible agresión física, con desproporcionada agresividad de los dueños. Esto debe ser investigado por la Policía Nacional y ALMA, y, además, examinar la legalidad del negocio dada la condición de extranjeros extrañamente muy agresivos, pues este caso pudo terminar en tragedia. Abusos como este, con el parqueo, se dan por toda la ciudad sin control.

Otro caso es cómo girar para entrar al Centro Comercial Managua viniendo por la calle de la colonia Centroamérica, del triángulo y monumento a Salvador Mendieta, circulando de oeste a este, en el carril derecho. Después de hacer el “alto” señalado, dándole preferencia a los vehículos que vienen de la iglesia de Ntra. Sra. de Fátima, normalmente los vehículos siempre giran a la izquierda “en su propio carril derecho” para caer en “el mismo carril derecho”. Pero últimamente se colocan policías a multar a quien doble “siguiendo su propio carril” —lo que absurdamente llaman “invasión de carril” —-. Es decir, según los policías el conductor debe doblar pasando del carril derecho (donde viene) al carril izquierdo, pues alegan que solo deben doblar cayendo en su mismo carril cuando es doble vía, pero deben cambiar de carril cuando es de una sola vía. ¡Un enredo innecesario! O sea, que se debe “invadir el carril” para evitar la multa de “invasión de carril”. ¡Eso va contra toda lógica y nunca ha sido así en esa intersección! Si ahora han cambiado las reglas —lo cual deberían aclarar los superiores— los policías, en vez de ponerse a multar, deberían pasar un par de meses explicando amablemente el nuevo cambio a los conductores.

También hay policías multando en varios lugares por doblar viniendo en el carril derecho y caer en el izquierdo, o viniendo en el carril izquierdo y caer en el derecho. La razón: invasión de carril. Pero está sucediendo con frecuencia que hay vehículos parqueados hasta casi la propia esquina, abarcando todo el ancho del carril donde se supone debe seguir transitando el vehículo que dobla, no teniendo más remedio que doblar cruzando al otro carril. Un ejemplo frecuente es la esquina viniendo de la rotonda Jean Paul Genie, de este a oeste, para doblar “hacia el lago” en la calle principal de Villa Fontana. Los policías implacablemente ponen la multa sin considerar que existe un notorio “obstáculo en la vía”. A veces ese “obstáculo” son vehículos que ellos mismos tienen detenidos allí. Son multas que violan la ley de dos maneras: 1) Por tener más de dos vehículos detenidos simultáneamente. 2) Por no respetar que hay un “obstáculo en la vía”.  

Un problema terrible es circular por ciertas calles estrechas, como por ejemplo en Altamira D’Este, de donde fue La Vicky al antiguo Registro de la Propiedad; o de la esquina sureste del Hospital Militar hacia el este. Son calles angostas de doble vía y los vehículos se parquean en ambos lados. En la calle caben solo tres vehículos a lo ancho, no alcanzan cuatro, por lo cual el embotellamiento es automático. ALMA y la Policía de Tránsito deben prohibir el parqueo en ambos lados y limitarlo solo a un lado o dejar una sola vía. 

Esperamos respuestas de la Policía y de ALMA a estos problemas expuestos como crítica constructiva. Que no pase como con el problema de la basura que expusimos, también constructivamente, y de lo cual hasta ahora continuamos esperando una respuesta. 

www.adolfomirandasaenz.blogspot.com